Despliega el menú
Zaragoza

Los zaragozanos toman la calle para celebrar la fiesta de San Jorge

Miles de ciudadanos visitan el palacio de la Aljafería y el edificio Pignatelli.

La música y el baile son dos de los atractivos de la jornada de puertas abiertas del edificio Pignatelli.
La música y el baile son dos de los atractivos de la jornada de puertas abiertas del edificio Pignatelli.
Aránzazu Navarro

Aragón no podía haber elegido un día mejor para celebrar San Jorge. Un cielo despejado, un sol resplandeciente y una agradable temperatura animaron a miles de ciudadanos a salir a la calle para honrar a su patrón. Algunos de los principales escenarios de la ciudad, como la plaza del Pilar y el paseo de la Independencia, estuvieron a rebosar durante buena parte del día y la jornada de puertas abiertas de la Aljafería y el Pignatelli, que continúa este lunes, fue de nuevo un éxito.

En la sede del Ejecutivo aragonés, la gran afluencia de visitantes hizo que en algunos momentos del día se formaran colas, que aunque daban la vuelta al edificio fueron bastante fluidas. Para la mayoría, la variada programación cultural y gastronómica preparada por el Gobierno de Aragón cumplió sus expectativas. "Está muy bien que abran las instituciones, que este día podamos disfrutar de ellas", aseguraban Eva Pérez y Eduardo Sánchez, que acudieron a las dependencias del Ejecutivo con su familia.

Para Pilar Asensio y sus amigas Nuria y Salvadora, la valoración de esta visita fue más que positiva. Fueron de las primeras en entrar al edificio para disfrutar de los bailes, la música, los juegos tradicionales y, por supuesto, del mercado de gastronomía de la tierra y las catas de vino y jamón. "Hemos estado muy a gusto", manifestaba junto a sus amigas nada más salir.

A pesar de que el balance fue más que satisfactorio (a última hora de la tarde habían pasado cerca de 6.500 personas), algunos visitantes proponían al presidente de la Comunidad, Javier Lambán, algunas mejoras para los próximos años y le aconsejaban apostar por actividades más dinámicas, especialmente para los más pequeños, facilitar más aparcamientos al público y proporcionar más información en las actividades que necesitan invitación previa. "Hemos llegado a ver el espectáculo de la Sala de la Corona a las 12.30 y nos han dicho que teníamos que haber cogido invitación media hora antes", lamentó Alejandro Muñoz, que pidió además más información a través de la web. Otros se quedaron con las ganas de conocer las "entrañas" del edificio y, por ejemplo, ver los despachos de los consejeros y del presidente de la Comunidad.

Una misma petición que lanzaron Diego San Millán, Jorge Hidalgo y su esposa Soraya. Tras visitar por la tarde la Aljafería, echaron de menos poder conocer aquellos lugares "más ocultos". "Ha estado muy bien. Y la guía ha estado fantástica, pero a mí me hubiera gustado ver los ‘calabozos’", reconocían. Por el palacio pasaron ayer 2.648 personas. De ellas, 240 visitaron el Parlamento autonómico, cuyas entradas estaban agotadas a primera hora de la tarde.

Pero si las instituciones zaragozanas atrajeron el interés de muchos zaragozanos, otros apostaron por pasear por las calles de la ciudad. La plaza del Pilar fue un hervidero de gente durante toda la jornada. A la multitud que asistió a la concentración contra los tributos que gravan las herencias se unieron paseantes y turistas que visitaban la basílica del Pilar y los museos. Mientras, en el paseo de la Independencia, animado por los decenas de puestos instalados por la Feria del Libro, tampoco cabía ni un alfiler.

Etiquetas
Comentarios