Despliega el menú
Zaragoza

Educación

El 74% de los alumnos con necesidades especiales estudia en la escuela pública

En la Comunidad hay más de 9.000 estudiantes no universitarios con necesidades de apoyo educativo integrados en centros ordinarios, la mayoría de ellos por discapacidades, integración tardía en el sistema escolar o trastornos del aprendizaje o la comunicación.

Algunos colegios de Aragón tienen un alto porcentaje de alumnos con necesidades educativas
El 74% de los alumnos con necesidades especiales estudian en la escuela pública
ARCHIVO

Más de 9.000 alumnos con necesidades educativas especiales estudian en centros de enseñanza aragoneses, y un 74% de los mismos lo hacen en escuelas públicas. Durante el curso 2011/12 había 9.227 estudiantes no universitarios -desde Infantil a FP- en centros ordinarios de la Comunidad que necesitaban algún tipo de apoyo educativo, de los que más de 6.800 estaban en la pública y 2.403 en instituciones de titularidad privada: 2.389 en concertados y 16 en privados sin fondos públicos, según las últimas cifras que acaba de publicar el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. El porcentaje que absorben los concertados es proporcional al número de alumos que escolarizan, aunque no así el de la privada, que en el curso 2011/12 contaba con más de 14.000 estudiantes.

Parte de este alumnado, que requiere una atención educativa diferente a la habitual, estudia en centros de Educación Especial, donde el curso 2011/12 había matriculados 930 estudiantes, pero la inmensa mayoría están integrados en escuelas ordinarias, ya que es beneficioso para su escolarización y desarrollo siempre que reciban el apoyo que necesitan. Según los datos del Ministerio, el 4,9% de los alumnos de Aragón se encuentran en esta situación, una cifra similar a la media nacional, que asciende al 5,1%.

La mayoría de los casos -2.832 en todos los niveles no universitarios- corresponden a alumnos con necesidades educativas especiales debido a discapacidades, tanto intelectuales como sensoriales o motoras, así como trastornos graves de conducta. El resto son estudiantes que, “por dificultades específicas de aprendizaje, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar”, requieren una atención educativa diferente a la ordinaria para que puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.

Dentro de este segundo colectivo, los problemas más comunes son los trastornos del aprendizaje -2.161 alumnos- y del desarrollo del lenguaje y la comunicación -1.072-, así como los alumnos en situación de desventaja socio-educativa, aquellos que presentan un desfase escolar significativo derivado de su “pertenencia a minorías étnicas o culturales, de factores sociales, económicos o geográficos, o de dificultades de inserción educativa asociadas a una escolarización irregular”, según especifica el propio Ministerio.

Otro de los problemas más comunes suele ser el de la integración tardía en el sistema educativo, que suele afectar a los inmigrantes y del que durante el curso 2011/12 se contabilizaron hasta 1.338 casos en los centros aragoneses. Muchos menos eran los estudiantes con desconocimiento grave del idioma, un total de 188 en la Comunidad. El resto de casos de alumnos con necesidades especiales se deben a retrasos madurativos -237 estudiantes- o son alumnos con altas capacidades intelectuales, que también necesitan un apoyo en forma de adaptaciones curriculares de profundización o de ampliación, flexibilización del periodo de escolarización y participación en programas extracurriculares de enriquecimiento.

Centros con el 90% de alumnos con necesidades

La Plataforma por la Defensa de la Escuela Pública ya ha denunciado en varias ocasiones las desigualdades que existen entre unos centros y otros, sobre todo de la escuela pública y la concertada, y solicitan discriminación positiva hacia los colegios con más alumnado con necesidades especiales. Según este colectivo, al menos 35 centros educativos aragoneses se encuentran en desventaja por tener más del 40% -una decena superan el 90%- de su alumnado en esta situación, ya sea por desconocimiento de la lengua o por pertenecer a minorías étnicas o a familias cuya situación les genera problemas de aprendizaje. Desde esta plataforma solicitan el refuerzo de profesores o la reducción de la ratio de alumnos por clase, ya que, según denuncian, “la Administración ha recortado en estos centros el mismo porcentaje de profesores que en el resto”.

“Hay que mejorar la distribución de este tipo de alumnos para evitar que estos colegios se conviertan en guetos, pero mientras se hace esto, al menos hay que dotarles de más personal para que puedan atender las necesidades de estos estudiantes en condiciones de igualdad. Hace falta discriminación positiva para que puedan cubrir recursos humanos, desdobles, atención individualizada...”, explican desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Aragón (Fapar): “Hay que garantizar la equidad de todos los alumnos y hay que hacerlo tanto en la red pública como en la concertada”.

Desde la escuela concertada, por su parte, defienden que el número de alumnos con necesidades especiales que estudia en estos centros es proporcional a la cifra total de estudiantes y aseguran que siempre han apostado por la atención a la diversidad. “Los dos pilares que defendemos desde hace mucho tiempo son el protagonismo de la familia y la escuela en las políticas educativas y la atención a la diversidad, ya que el actual sistema tiende hacia la homogeneización que ha generado mediocridad y fracaso”, apunta Pedro Martínez, presidente de Fecapa, asociación que representa a los padres de la educación concertada aragonesa: “También es importante la optimización de los recursos, con la que los centros concertados han conseguido un fracaso escolar mucho más bajo”.

Etiquetas