Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

teruel

El riego de truferas, la única opción de estrenar el pantano de Mora de Rubielos terminado hace 14 años

El presidente de la Confederación del Júcar, Miguel Polo, pide apoyo de la DGA para crear regadíos que permitan poner en servicio la presa.

La presa de las Tosquillas superó con éxito las pruebas de llenado, pero sigue sin aprovecharse
La presa de las Tosquillas superó con éxito las pruebas de llenado, pero sigue sin aprovecharse
Antonio García/Bykofoto

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Miguel Polo, señala que la principal opción para poner en servicio el pantano de las Tosquillas de Mora de Rubielos, con un hectómetro cúbico de capacidad y terminado desde hace 14 años pero sin ningún aprovechamiento, pasa por utilizar su agua para el riego de truferas, "la principal demanda que existe actualmente" en la parte de la provincia dependiente de la CHJ.

Polo hizo estas manifestaciones durante una jornada de trabajo dentro de la elaboración del nuevo plan hidrológico de la cuenca celebrada en Teruel y a la que asistieron representantes de los regantes y de las instituciones provinciales. La utilización del pantano de las Tosquillas, que supuso una inversión de 11 millones de euros para regar 443 hectáreas, pasa porque los usuarios asuman los costes de explotación y la amortización del coste de construcción. Sin embargo, la comunidad de regantes de Mora considera inasumibles estos gastos.

Miguel Polo afirmó que sin la colaboración de la DGA será muy complicado que el embalse llegue a utilizarse. "Es importante que el Gobierno de Aragón se implique porque lo adecuado sería encontrar un uso del pantano para el regadío y eso pasa por la colaboración del Ejecutivo aragonés". Polo añadió que, aunque no existe iniciativa privada para aprovechar el pantano, la DGA podría habilitar "subvenciones" para apoyar la creación de regadíos que utilicen las reservas de la presa.

Polo consideró que si existe demanda de agua en la provincia de Teruel "debe canalizarse hacia el consumo de las aguas superficiales", como las del pantano de Mora. Apuntó la posibilidad de dar el mismo destino a las aguas embalsadas en las presas de Valbona -de 0,5 hectómetros cúbicos- y Balagueras -de 0,1 hectómetros cúbicos-, en Rubielos de Mora, cuyo aprovechamiento ha declinado en las últimas décadas por la decadencia de la agricultura y la despoblación.

El alcalde de Mora, Hugo Arquímedes Ríos, compartió la idea de que la truficultura es la única salida para la prensa, pero demandó una inversión pública que conduzca el agua "por gravedad" hasta zonas en las que pueda aprovecharse para cultivar truferas y también para la producción de cerezas, un cultivo tradicional en la localidad. "El dinero público debe llegar donde no llega la iniciativa privada", señaló.

A su juicio, si el agua se canalizara hasta donde pueda ser aprovechada, el interés de los truficultores por utilizarla llegaría también. Apeló a la solidaridad de la cuenca para que los recursos de las zonas bajas faciliten la utilización de esta infraestructura en la cabecera del Mijares.

Ríos manifestó su preocupación de que, en caso de persistir la falta de usuarios dispuestos a costear la explotación del pantano, esté termine fuera de servicio, lo que supondría renunciar a su aprovechamiento antes de estrenarlo.

El futuro incierto de Valbona y Balagueras

El alcalde de Rubielos de Mora y presidente de la Comarca de Gúdar-Javalambre, Ángel Gracia, manifestó su preocupación ante la posibilidad de que las presas de Valbona y Balagueras, en Rubielos de Mora, queden fuera de servicio debido a su aprovechamiento decreciente. Este temor fue planteado al presidente de la CHJ, Miguel Polo, que admitió alguna gestión en este sentido, pero que aclaró que, en estos momentos, el proceso está aparcado porque "no es una prioridad para la CHJ y no hay ninguna intención de llevarlo a cabo".

Ángel Gracia advirtió de que la declaración de ambas presas "fuera de servicio" supondría un "mazazo" para la comarca y un motivo más para su despoblación. Gracia denunció que si, finalmente, quedan fuera de servicio, el futuro de los dos pantanos es "dinamitarlos". El alcalde de Mora, Hugo Arquímedes Ríos, opinó que la CHJ sí contempló dejar fuera de uso las dos presas, pero "la presión de los alcaldes", ha abortado la idea.

Miguel Polo aclaró que la puesta fuera de servicio está pensada para garantizar la seguridad de presas que no tienen usuarios capaces de asumir la explotación, pero en ningún caso comportaría la demolición de los dos pantanos, que mantendrían capacidad para atender "los usos residuales".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión