Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

triple crimen de andorra

Ni ansiedad ni estrés postraumático, Igor el Ruso solo fue tratado en prisión de una gastritis 

Los forenses que lo diagnosticaron como un psicópata asocial y narcisista se pronunciarán hoy ante el Jurado sobre la supuesta neurosis de guerra que alega la defensa.

Tercera jornada del juicio de Igor el Ruso en Teruel
Un agente sujeta la cabeza a Igor el Ruso a su llegada a la Audiencia de Teruel.l
EFE/EP

Los cuatro especialistas del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) que examinaron a Norbert Feher tras su encarcelamiento en diciembre de 2017 aclararán hoy al jurado si el paramilitar serbio sufre algún tipo de trastorno psicológico o patología mental que le lleva a actuar como lo hace: de forma sanguinaria y sin piedad. La confesión de los crímenes por parte de Igor el Ruso ha obligado a la defensa a jugárselo todo a una carta: la presunta neurosis de guerra que padece, un mal que, asegura, le genera estrés postraumático y una obsesión delirante que le obliga a proteger en todo momento su vida. Sin embargo, los peritos no parecen estar muy de acuerdo con este diagnóstico, el asidero al que se aferra el procesado para lograr alguna atenuante y evitar la pena de prisión permanente revisable. Es más, ellos hablan en sus informes de un psicópata asocial y narcisista que sabe perfectamente lo que hace.

El primero en pronunciarse en el juicio sobre el estado de Norbert Feher fue el subdirector médico de la cárcel de Zuera, quien compareció ayer como testigo durante la tercera sesión. «El interno se sometió a la exploración habitual al llegar, dos días después de su ingreso en Teruel. Pero no se le apreció nada destacable, salvo una gastritis para la que se le prescribió un tratamiento de omeprazol. También se le prescribió un espray para la rinitis nariz», señaló el facultativo. Según este, como otros muchos presos, Igor el Ruso fue derivado también a Psiquiatría, pero fue algo protocolario, ya que no se apreció ningún síntoma extraño en su conducta.

El funcionario de Zuera no pudo concretar cuánto tiempo estuvo allí Feher, ya que después fue trasladado a Teixeiro (La Coruña) y Dueñas (Palencia). Sí pudo precisar que en su expediente médico no consta que recibiera medicación por ansiedad. Sobre su situación durante su primera estancia en la prisión zaragozana –a la que vuelve ahora para dormir tras cada sesión del juicio de Teruel–, el subdirector médico recordó que estuvo en régimen cerrado, pero podía salir de su celda una tres horas al día. «Al principio no quiso mantener contacto con otros reclusos, pero más tarde sí», indicó.

La jueza de Alcañiz que instruyó la causa por el triple crimen de Andorra ordenó que los forenses vieran al criminal, por lo que estos cursaron una primera visita a Zuera en agosto de 2018. No fue la única, puesto que parece que el investigado no se mostró colaborador. En cualquier caso, cuatro profesionales –incluidas dos psicólogas– emitieron informes destacando la «gran frialdad emocional» de Igor el Ruso, una persona que «carece de empatía afectiva con las víctimas». Pero de sus conclusiones darán hoy cuenta los especialistas, en una pericial que se antoja clave a la hora de radiografiar la salud mental del homicida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión