Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Tercer Milenio

Innovación

Bioeconomía circular y rural en Teruel

El Centro de Innovación en Bioeconomía Rural de Teruel está dinamizando la creación de proyectos de innovación en los sectores agroalimentario, forestal y medioambiental enmarcados en el contexto de la bioeconomía circular, y actúa como punto de encuentro y coordinación de los agentes involucrados, generando continuamente oportunidades de colaboración.

Parcela de ensayo del proyecto Hortaliza-Te, centrado en hortalizas y legumbres tradicionales de Teruel.
Parcela de ensayo del proyecto Hortaliza-Te, centrado en hortalizas y legumbres tradicionales de Teruel.
CITA

El Centro de Innovación en Bioeconomía Rural de Teruel (CIBR) va camino de convertirse en un centro piloto dinamizador de la bioeconomía circular. Precisamente, la abundancia de recursos naturales aprovechables para los sectores agroalimentario, forestal y medioambiental que caracteriza a Teruel brinda una oportunidad única para el desarrollo de proyectos de bioeconomía circular que contribuyan a la creación de empleos y fijación de población en el mundo rural, combatiendo la despoblación a la vez que se fomenta la economía sostenible, desarrollando técnicas productivas eficientes y respetuosas con el medio ambiente.

Este centro, inaugurado en 2018 como satélite del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), es a partir de ahora una sede del CITA especializada en bioeconomía, con especial hincapié en circularidad y sostenibilidad, con plantilla fija, oficina de proyectos, servicios analíticos y oferta tecnológica.

Ya se ha instalado en el CIBR de Teruel el primer y único servicio de análisis de calidad de la miel en todo Aragón, gracias al cual "los apicultores van a disponer de un laboratorio especializado, excelente oportunidad para poner en valor y diferenciar su producto a través de los análisis polínicos y de calidad", destaca Marta Barba, coordinadora del centro. Se espera una buena acogida cuando, una vez que se termine de cosechar la miel temprana de primavera, lleguen las primeras demandas. Este servicio se suma a otro ya existente en el centro, el banco de semillas de variedades autóctonas de hortalizas y legumbres de Teruel, y durante este año se ampliará esta cartera de servicios para reforzar la interacción entre el sector y la actividad del CITA.

Desde aquí se quiere coordinar una red de colaboración, para lo que se está contactando con los principales actores de los sectores agroalimentario, forestal y medioambiental para recopilar sus necesidades e iniciativas y promover la cooperación con otros centros de investigación, universidades, agentes sociales…

En estos momentos, además de proyectos centrados en la miel, las recuperación de tierras abandonadas y las hortalizas y legumbres tradicionales, hay en marcha, "un programa de mejora genética del melocotón de Calanda y otro proyecto para potenciar otros frutales locales en la provincia como la cereza tardía, proyectos de mejora genética de razas ovinas autóctonas de Teruel, un programa de mejora reproductiva de vacas nodrizas y un proyecto para mejorar la calidad del jamón DOP Teruel", enumera Barba. 

Otras iniciativas se centran en la valorización de cereales alternativos para productos panificables en Teruel, la producción ecológica de almendro en Teruel, la producción de queso con cuajo vegetal o el desarrollo de envases biobasados a partir de subproductos de la industria agroalimentaria. Además, "en estos momentos estamos llevando a cabo un mapeo de los actores más relevantes del sector y ya van surgiendo ideas e iniciativas muy interesantes que seguro que se van materializando en proyectos", señala.

El CIBR se ha marcado como uno de los principales objetivos dar a conocer la bioeconomía. "Estamos ya pensando en realizar un ciclo de microcharlas divulgativas ‘online’ para acercar el mundo de la investigación del CITA al sector", indica, y también se realizarán jornadas formativas para mostrar los resultados obtenidos por todos los proyectos FITE que finalizan este año.

Tres conceptos

  • ¿QUÉ ES LA BIOECONOMÍA? Es la producción, utilización y conservación de recursos biológicos para proporcionar información, productos, procesos y servicios de diferentes sectores económicos con la finalidad de alcanzar una economía sostenible.
  • ¿QUÉ ES LA ECONOMÍA CIRCULAR? Es una alternativa al modelo económico lineal actual. La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos para crear un valor añadido. De esta manera se extiende y cierra el ciclo de vida de los productos, se reduce la generación de residuos y se regeneran sistemas naturales.
  • ¿QUÉ ES LA BIOECONOMÍA CIRCULAR? Combina los dos conceptos, por tanto, es un modelo económico que implica el uso de recursos biológicos, la creación de un valor añadido al cerrar el ciclo de los productos, la reducción de residuos y la sostenibilidad.

Tres proyectos

Actualmente en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural de Teruel trabajan, además de la coordinadora del CIBR y un técnico de apoyo a la coordinación, un técnico de investigación para dos proyectos FITE –Regatea y Hortaliza-Te– y un técnico de laboratorio para el proyecto Fitemiel 2. Los tres proyectos comenzaron en 2019 y terminarán a finales de 2021.

REGATEA El proyecto ‘Recuperación y revalorización de tierras abandonadas en los regadíos de ribera turolenses’ tiene como principal objetivo proporcionar alternativas productivas y medioambientales al abandono de parcelas de regadío en la ribera turolense que contribuyan a dinamizar la economía local y a poner en valor los agroecosistemas de estas zonas. Estas alternativas, detalla Marta Barba, "van desde la producción de variedades hortícolas locales, plantas aromáticas y forestales hasta alternativas medioambientales, como los bosques de ribera, o recreativas, como huertos escolares y zonas de esparcimiento". La implantación más adecuada de cada alternativa "se decide a partir de información generada en el proyecto (bases de datos, cartografía temática...) y el criterio de expertos en la materia". El proyecto va dirigido a las Administraciones públicas, instituciones y entes locales, así como a empresas y agricultores particulares que estén interesados en nuevos modelos de negocio ligados a las alternativas presentadas.

HORTALIZA-TE El proyecto Hortaliza-Te (Caracterización, evaluación y valorización de hortalizas y legumbres tradicionales de Teruel) busca promover el cultivo de variedades tradicionales hortícolas de Teruel como una alternativa viable en el territorio. Entre los objetivos específicos, se propone facilitar información descriptiva de las variedades tradicionales de Teruel que están conservadas en el Banco de Germoplasma Hortícola del CITA; "se ha publicado el primer volumen sobre legumbres, en dos semanas se publicará el segundo, y queda pendiente la publicación del tercer volumen este año", señala Barba. Con el fin de mostrar el comportamiento de las variedades locales, "se están cultivando las semillas del Banco de Germoplasma Hortícola en una parcela demostrativa en Calamocha en colaboración con el IES Valle del Jiloca y la Estación de Servicios Medioambientales". Se facilitará a los agricultores el acceso a las semillas a través de la creación en el CIBR de un banco de semillas. Ya se ha conseguido el objetivo de presentar un ejemplo práctico de recuperación de una variedad tradicional en el territorio: la judía blanca de Muniesa, una leguminosa de secano tradicional en la comarca de Cuencas Mineras. "En 2020 hemos conseguido que esta judía se comercialice por primera vez", apunta.

FITEMIEL 2 Este proyecto, ‘Recuperar la miel para recuperar el territorio: análisis melisopanológicos, análisis del potencial de mercado y apiturismo’, tiene un triple objetivo. En primer lugar, crear el laboratorio de calidad de la miel de Teruel cuya actividad tendrá lugar en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural en Teruel del CITA donde se ofrecerán una serie de análisis de calidad de la miel para los apicultores socios del Asociación apícola de Teruel (análisis melisopalinológicos, de calidad y multirresiduos de plaguicidas). Para ello, se ha formado una persona que ya trabaja en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural en Teruel. El segundo objetivo es analizar el potencial de mercado de mieles de milflores especiales. Para ello se han realizado experimentos de elección junto a catas de diferentes mieles de milflores y otras características. Por tanto, los resultados de ese estudio servirán para determinar las estrategias de comercialización de miel de calidad producida en la provincia de Teruel. Finalmente, se pretende relacionar la miel turolense con el paisaje, la cultura y la historia de Teruel, desarrollando las actividades apiturísticas promoviendo las colmenas históricas de la comarca de la Sierra de Albarracín o de otras comarcas de Teruel. Para ello se creará un vídeo en 360 grados de rutas de colmenas tradicionales donde los usuarios se sentirán como si estuvieran visitando unas colmenas históricas o ejerciendo algunas actividades apícolas. Este vídeo será un instrumento turístico promocional como forma de atracción del territorio.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión