Despliega el menú
Teruel

Más de 130 vendedores se quedan fuera del mercado de las Bodas de Isabel por falta de sitio

La alta demanda para participar en el zoco medieval adquiere más carácter internacional.

Los puestos del mercado medieval de la recreación de las Bodas de Isabel deben adaptarse al ambiente medieval
Los puestos del mercado medieval de la recreación de las Bodas de Isabel, en una imagen de archivo.
Antonio García/Bykofoto

Más de 130 vendedores procedentes de distintos puntos de España y también de otros países se han quedado fuera del mercado medieval que acompañará a la recreación callejera de la leyenda de los Amantes los próximos días 20 al 23 de febrero. De las alrededor de 380 solicitudes recibidas por la Fundación Bodas de Isabel –entidad organizadora de este zoco y del resto de los actos de la fiesta– han sido aceptadas en torno a 250 mientras que el resto ha pasado a engrosar una lista de espera.

La gran demanda de participación que año tras año registra este mercado medieval, al ser la única feria de venta importante que se organiza en España por estas fechas, choca frontalmente con la escasez de espacio del Centro Histórico de Teruel para dar cabida a todos los vendedores que lo solicitan.

Como explica María Pilar Hernando, responsable del mercado medieval, la mayoría de los vendedores pujan exclusivamente por la ‘zona A’, donde se encuentran las principales calles de Teruel "y allí no hay espacio para todos". En este sector se encuentran la plaza de la Catedral, la plaza de San Juan, la plaza de la Marquesa y las calles Yagüe de Salas, San Juan, Santa Emerenciana y Juan Pérez.

Por contra, hay espacio disponible en la Fuente Torán, el parque de los Fueros y la Escalinata del Óvalo, englobados en una ‘zona C’, pero pocos mercaderes quieren instalar allí su puesto. Hay un distrito intermedio o ‘B’, que incluye el parque de la Glorieta, la plaza del Seminario y la calle Comandante Fortea pero que registra igualmente mucha demanda.

El mercado de Las Bodas de Isabel de Segura está adquiriendo cada vez un carácter más internacional. A esta edición llegarán artesanos y vendedores de toda clase de objetos de temática medieval desde Italia, Portugal, Francia y Marruecos, entre otros países.

Muchos de ellos, y a diferencia de otros años, tendrán que pernoctar en el mismo puesto de venta o en su furgoneta de trabajo al no disponer de plazas en residencias estudiantiles que en ediciones anteriores ofertaba para ellos el Gobierno aragonés. Fuentes del Departamento de Educación de la DGA justificaron la medida en que estas plazas están destinadas "esencialmente" para visitas escolares, actividades educativas o fines sociales. Los vendedores, al igual que el centenar de recreacionistas que colaboran con la fiesta, podrán dormir en colchonetas en el polideportivo San Fernando, pero esta solución no gusta a todos por la "falta de privacidad", explica Hernando.

Etiquetas
Comentarios