Despliega el menú
Teruel

tirolinas de aragón

Primer verano exitoso de la tirolina de Fuentespalda, la más grande de Europa

La localidad del Matarraña la abrió el 1 de agosto y seguirá operativa todo el año, siempre que las condiciones atmosféricas lo permitan.

Punto de salida de la tirolina
Punto de salida de la tirolina
Laura Uranga

El pueblo de Fuentespalda, en la comarca turolense del Matarraña, disfruta de un paisaje envidiable y su archivo municipal ha sido objeto de estudio de los principales investigadores de la historia aragonesa. Desde hace dos años, eso sí, la actualidad del pueblo se centra en el proyecto más ambicioso de su historia; la tirolina. Abrió al público el pasado 1 de agosto y en el primer mes de actividad, aunque el dato se beneficia del turismo veraniego, superaron las expectativas con más de 1.000 visitantes.

La tirolina más grande de Europa: 2 kilómetros a 120 kilómetros por hora

La tirolina que baja desde un pinar municipal y llega a las inmediaciones de la ermita de San Miguel, junto al casco urbano del pueblo, después de sobrevolar 2 kilómetros con velocidades que llegan a ser de 120 kilómetros por hora. Es la más larga de Europa, y en el mundo solo la supera una de Costa Rica. La bajada cuesta 25 euros (hay precios especiales por grupos), y se contrata en una oficina situada en el centro del pueblo; allí se equipa a los aventureros con chaleco y casco, se dan las primeras instrucciones de seguridad y se hacen los grupos para subir en 4x4 por la pista forestal que lleva al punto de salida, en un trayecto de aproximadamente 10 minutos.

Una vez arriba, la emoción crece. Dos especialistas, expertos en montaña, repiten todas las instrucciones para disfrutar más y mejor de la bajada, enganchan al usuario con doble herraje, compensan su peso corporal para hacer el descenso más uniforme y lo colocan en paralelo al suelo, para bajar al estilo superhéroe. Luego ya es cosa de adrenalina; Jorge Sorribas, que se lanzó a finales de agosto, lo cuenta con sus propias palabras. “Cuando ya estás en posición de salida, por un momento piensas que aún hay tiempo para arrepentirse, te entra el miedito, pero eso se pasa enseguida. Coges velocidad muy pronto y como vas mirando al suelo buena parte de la bajada, alucinas; eres Supermán, dan ganas de gritar. Luego, cuando te acercas al final, hay que concentrarse en tensar el cuerpo, no levantar la cabeza, y listos. Cuando te agarran tras el rebote de la llegada te entra el tembleque; ahí te das cuenta de lo increíble que ha sido. Bueno, la sensación dura un buen rato, incluso cuando ya has puesto los pies en el suelo y te has quitado las protecciones. Te dicen que ha sido minuto y medio y no te lo crees, se hace más rápido. Lo recomiendo a todo el mundo”.

Una tirolina adaptada

La tirolina de Fuentespalda tiene un aliciente más: está adaptada para discapacitados físicos. La gestión de la tirolina corresponde a una sociedad local, Alqui Fuentespalda, y los puestos de trabajo también atienden a gente del pueblo o de la zona. 

Etiquetas
Comentarios