Teruel

diputación provincial 

Manuel Rando: "Generalizar la banda ancha en Teruel será más caro y tardará más tiempo de lo previsto"

El alcalde socialista de Calamocha y presidente de la DPT advierte de que dos proyectos emblemáticos como ampliar el Museo Provincial y la Baronía de Escriche no figuran entre sus "prioridades".

Manuel Rando, en la Diputación Provincial de Teruel.
Manuel Rando, en la Diputación Provincial de Teruel.
Javier Escriche

¿Por qué el equipo de gobierno PSOE-PAR ha esperado al último día posible para aprobar el organigrama de la Diputación?

Porque los tiempos políticos lo han requerido. Hemos configurado un equipo de gobierno sólido y ha costado tiempo.

¿Le preocupan las discrepancias de su socio, el PAR, al designar al vicepresidente?

Sería peor que las discrepancias surgieran a posteriori. Cada partido tiene que debatir sus decisiones. Que se haga a priori no me parece mal.

¿Carecer de organigrama político durante un mes ha ralentizado la gestión de la DPT?

Hemos trabajado en julio. Y, en algunos casos, hemos atendido la falta de gestión de la anterior corporación.

¿En que se tradujo esa falta de gestión?

Hubo demora. Si hubiera estado resuelta la construcción del parque de bomberos de Teruel con la subvención del Fite de 2018 de 500.000 euros, no hubiéramos tenido que afrontarla ahora a través de Tragsa de forma urgente. Si no acabáramos de aprobar las bases reguladoras de las ayudas para autónomos, no les hubieran llegado en 2019. Todo esto se podría haber hecho mucho antes y no se hizo. Por otro lado, los informes técnicos dicen que la gestión presupuestaria era baja. Por eso intentamos agilizar la tramitación de obras y servicios.

¿Peligra la ayuda de 500.000 para el parque de bomberos?

La semana pasada me informaron de que había 500.000 euros del Fite de 2018 para construir el nuevo parque de bomberos de Teruel. Estaban por ejecutar y nadie había movido un dedo para hacer la obra hasta hoy.

¿Qué piensa hacer para que no se pierda esa ayuda?

La vía más rápida de ejecución es a través de la empresa pública Tragsa. El objetivo es que no se pierda dinero. Es una sociedad estatal que puede subcontratar hasta un 50% de la obra y le voy a pedir que seleccione empresas de Teruel para la subcontratación.

Pero, en parte, esa falta de gestión hay que achacarla a su socio, el PAR, que formó parte del anterior equipo de gobierno.

La herencia es de la Diputación y nuestro compromiso es intentar hacerlo mejor que nuestros antecesores. Pero tengo que recordar que el nivel de ejecución presupuestaria fue del 53% en 2018 y este año llevaba el mismo camino. Intentaremos ejecutar el 100% de las obras en 2019.

¿Cuándo va a estar operativo el parque de bomberos de Montalbán, ya terminado?

Esta en marcha el concurso oposición para incorporar a 49 bomberos y dotarlo de personal. Se presentaron más de mil aspirantes y tanta afluencia retrasará el proceso. Luego falta el equipamiento, que también podría abordar Tragsa. Pero con cuestiones administrativas he aprendido a no fijarme plazos porque puede haber recursos u otros contratiempos. Soy prudente.

¿Le va a pedir al Ayuntamiento de Teruel que colabore en el mantenimiento del servicio de extinción de incendios?

En este asunto, no se trata de lo que diga el presidente de la Diputación sino de que es una obligación legal del Ayuntamiento mantener el servicio. Hay otras ciudades que han llegado a acuerdos con las diputaciones. Por otro lado, la DGA planea crear un servicio de bomberos de Aragón con la colaboración de diputaciones y ayuntamientos de más de 20.000 habitantes. Tenemos que colaborar en el proyecto todas las administraciones involucradas.

¿Le planteará un convenio al Ayuntamiento para que ayude económicamente mientras se crea el servicio de bomberos autonómico?

Sí, claro que sí. Pero puede ser una colaboración gradual. Me reuniré con la alcaldesa. Quiero llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento. Es innegable que es una competencia municipal.

¿Qué futuro aguarda a dos proyectos emblemáticos de la DPT como la ampliación del Museo Provincial y la Baronía de Escriche que están paralizados?

Ahora me preocupan más otras cosas, como evitar que se pierda un céntimo de la financiación del Fite. Luego están las carreteras, los caminos o la conectividad. En mis prioridades no están ni la Baronía de Escriche ni la ampliación del Museo, aunque la cultura estará en primera línea de mi gestión.

También hereda dos empeños del equipo de gobierno antecesor: el programa 113 SOS contra la despoblación y la reivindicación de la autovía Alcolea-Monreal-Alcañiz-Tarragona. ¿Los comparte?

No me lo he planteado todavía, pero la autovía sería la que mejor vertebraría la provincia. Eso es indiscutible. Respecto al 113, hay que plantearse si una administración debe actuar fuera de sus competencias para luego no atender las suyas. Hay que fijar prioridades.

¿Qué piensa hacer para mejorar la cobertura de banda ancha de la provincia tras el proyecto para su extensión abortado en la anterior corporación?

Un ejemplo a seguir es lo que se hizo en Huesca mediante un acuerdo entre la Diputación y la DGA. Hay que dar pasos pero mirando al futuro, no cortoplacistas. Va a llegar la tecnología 5G y habrá que crear una infraestructura que pueda dar cabida a esa realidad. Si me centro en el corto plazo, con menos inversión salvaría los papeles para los próximos años, pero si miro de cara al futuro lo importante es la capacidad de transporte de la información. Quizá haya que invertir bastante más de lo previsto, pero habrá un mejor servicio al ciudadano, aunque cueste uno o dos años más llevar la banda ancha a todos los pueblos. Vamos a hacerlo bien.

¿Qué plazo se fija para llevar la banda ancha a toda la provincia?

Hay que llegar a todos los pueblos con una banda ancha de futuro, aunque en lugar de tres años cueste cinco. Lo importante es que llegue en condiciones. No se trata de que yo quede bien. Quiero soluciones a largo plazo.

Qué piensa hacer contra la despoblación?

Todos los estamentos podemos hacer algo.

¿Y cuál es su receta?

Lo primero es querer vivir en los pueblos, porque muchas personas trabajan en ellos pero viven en las ciudades. Para quedarse en el medio rural, debe haber una vida digna, con trabajo y los pilares del bienestar social garantizados, además de unas infraestructuras suficientes. Y la conectividad es básica en el siglo XXI.

Etiquetas
Comentarios