Despliega el menú
Teruel

Heraldo Saludable

teruel

Denuncian malos olores en el hospital de Teruel

La Federación de Vecinos atribuye el problema a la antigüedad del edificio y pide agilizar las obras del nuevo centro del Planizar.

Entrada principal al hospital Obispo Polanco de Teruel
Entrada principal al hospital Obispo Polanco de Teruel
Antonio García/Bykofoto

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Teruel, Pepe Polo, consideró esta semana que el hospital Obispo Polanco está "viejísimo" y urgió a que el nuevo centro sanitario de la capital turolense, que se construye en los terrenos del Planizar, "esté acabado lo antes posible o, al menos, dentro de los plazos establecidos".

La organización vecinal ha tenido conocimiento de quejas de familiares de pacientes ingresados en el Obispo Polanco que hacen referencia a malos olores en los baños de algunas habitaciones de las plantas de hospitalización. Los afectados atribuyen el problema a la antigüedad de la red de tuberías. Por ello, Polo cree que deberían adoptarse medidas para paliar la situación.

La entidad vecinal sostiene que el centro hospitalario, construido hace más de 60 años, "no da más de sí, está obsoleto y envejecido y deben agilizarse las obras del nuevo hospital", subrayó el líder vecinal. Desde la agrupación de barrios explican también que muchas de las máquinas instaladas en los baños de las habitaciones para eliminar residuos de los pacientes encamados están estropeadas, lo que obliga a transportar los desechos a través del pasillo hasta un contenedor.

"Creemos que todo es un problema de obsolescencia del mobiliario y por ello pensamos que lo mejor es que el nuevo hospital esté terminado en las fechas previstas", afirmó Polo.

Desde el Departamento de Salud del Gobierno aragonés indican que el hospital Obispo Polanco no ha recibido ninguna queja por problemas en los baños de la zona de hospitalización. Añaden que, si tienen conocimiento de alguna avería, comprobarán que existe el desperfecto con el fin de subsanarlo a la mayor brevedad de tiempo posible.

Puertas y ventanas de las habitaciones que no cierran bien es otro de los problemas referidos por usuarios del hospital turolense.

31 camas menos en verano

La capital de la provincia contará este verano con 30 camas de hospitalización menos. El Servicio Aragonés de Salud las cierra para poder realizar trabajos de adecuación o mantenimiento en las habitaciones y aprovecha los meses de julio y agosto para llevar a cabo estas intervenciones ante la menor actividad asistencias que se registra, informaron este viernes desde la DGA.

La mayor parte de las camas que se bloquean, 25, están en el hospital San José, especializado en el tratamiento de pacientes crónicos. En este centro hospitalario se cierra por completo una de las dos plantas que existen. La previsión es realizar trabajos de albañilería en las habitaciones, renovar tuberías y mejorar el sistema de llamadas al control de Enfermería. Las seis camas restantes que dejan de estar operativas durante este verano pertenecen al hospital general Obispo Polanco.

Etiquetas
Comentarios