Despliega el menú
Teruel

fiestas de teruel

José Antonio Rodríguez: "La puesta del pañuelo al Torico es un momento inmenso"

Nació hace 59 años en Teruel y preside Interpeñas por segunda vez –la primera fue en 2001–. Es peñista de Los Chachos desde que era un adolescente.

Toni Rodríguez, con la pancarta de su peña, Los Chachos
Toni Rodríguez, con la pancarta de su peña, Los Chachos
Antonio Garcia/Bykofoto.

¿Nervioso ante el inminente arranque de La Vaquilla?

No. Lo único que podría dar problemas es el cumplimiento de los horarios de música de las peñas. Me preocupa que no se respeten las horas de silencio. Pero, desde Interpeñas hemos sido tajantes al respecto.

¿Como presidente de Interpeñas, le preocupa algún acto festivo en concreto?

En la Merienda de la plaza de toros solo hay 3.400 localidades para los peñistas y, como no cabíamos las 10 peñas que entraban cada año, hemos decidido que este año solo entren siete. Además, será obligado mostrar la entrada, porque había mucha gente que se disfrazaba como hacen los peñistas y entraba por la cara.

¿Cuál es su acto favorito como peñista?

El Pañuelico. Colocar el pañuelo al Torico el sábado de La Vaquilla es un momento inmenso.

Y eso que esta tradición empezó a raíz de una gamberrada.

Sí. Un vaquillero pasaba con la charanga por allí y se subió a colocar un trapo rojo al Torico. Vio que quedaba bien y aquello terminó oficializándose. Se habló con el Ayuntamiento y desde 1982 es un acto oficial. Mi peña, Los Chachos, fue la primera en ponerlo de forma regular. Cada año pasa a encargarse de esta labor una peña por rigurosa lista.

¿Usted lo ha puesto alguna vez?

No.

¿Y no le gustaría?

Me temo que me emocionaría demasiado y me resbalaría. Mi peña ha puesto el pañuelo tres veces. La primera vez que le tocó a Los Chachos poner el Pañuelico, yo estaba ayudando desde la base de la fuente, luego ya colaboré a mitad de la columna. Me conformo con echar una mano. No estoy para esos trotes de subirme encima de la columna.

Este año ha surgido una nueva peña, El Rescate. ¿No hay techo para el movimiento peñista?

Sí, creo que sí. En Interpeñas entendemos que faltan espacios en la ciudad. La nueva peña cumplió todos los requisitos, pero fue difícil encontrarle un lugar que le sirviera de sede. En la asamblea de Interpeñas aprobamos que en el Centro Histórico no caben más peñas. No hay lugares disponibles. Es un tema cerrado. Y me gustaría que el Ayuntamiento aprobara una normativa que respalde ese acuerdo. Solo podrá instalarse una peña si otra se disuelve antes.

¿Por qué no sacan peñas fuera del centro de la ciudad?

Si aparece una nueva peña, tiene que saber que no se podrá instalar en el centro, pero puede irse al Ensanche.

¿Está muriendo de éxito La Vaquilla con estas estrecheces?

Sí, pero antes todavía había más estrecheces. Sacaban muchas barras de bar a la calle, incluso en calles estrechas que no dejaban ni sitio para pasar con las charangas. La fiesta está a tope con 9.700 peñistas y 21 peñas. Hay peñas para todo tipo de públicos. Cada una tiene socios de unas edades características. La oferta peñista es perfecta.

¿No hay nada que le gustaría corregir en una fiesta tan multitudinaria como La Vaquilla?

Los horarios de música, que eran una fuente de conflictos, se respetan y nos llevamos bien con el Ayuntamiento. El único aspecto a mejorar es la suciedad de las calles, pero no sé qué podemos hacer para mejorar la limpieza. Es ahí donde está el principal margen de mejora. Es donde se debe incidir. Aunque también se ha avanzado en este aspecto, porque en el acto del Pañuelico ha desaparecido el vidrio, lo que ha mejorado también la seguridad.

Pero los plásticos de un solo uso que cubren las calles en determinados momentos parece que tienen los días contados.

Con la nueva normativa europea tendremos que estudiar cómo eliminar plásticos con el Ayuntamiento. Pero estoy convencido de que las barras de las peñas le darán una solución a esta cuestión porque se darán cuenta de que tienen que hacer algo.

Etiquetas
Comentarios