Teruel
Suscríbete

El carbón generó el 25% de la electricidad consumida durante la pasada ola de calor

Los sindicatos reivindican el valor del carbón a raíz de episodios como la ola de calor, donde el mineral ha proporcionado el 25% de la electricidad consumida.

La máquinas extraen carbón en la mina de Samca en Ariño.
La máquinas extraen carbón en la mina de Samca en Ariño.
Antonio garcía./Bykofoto

El difícil paisaje que atraviesa desde hace años el sector minero en toda España dibujó en 2014 los datos más evidentes hasta la fecha del retroceso que está teniendo la extracción de mineral nacional. La producción en todo el país tocó fondo con poco más de 3,9 millones de toneladas extraídas. Un panorama del que no se libraron las explotaciones que continúan abiertas en Aragón, las cuales, no obstante, son las que mejor están capeando el temporal en comparación con las minas de León o Asturias, donde desde hace meses las noticias de EREs y despidos son una constante semana tras semana.

Durante 2014 las minas aragonesas extrajeron poco más de 1,3 millones de toneladas de hulla. Casi medio millón menos que apenas un año antes, y un 45% menos que los producido hace solo cinco años, cuando la sombra de posibles cierres comenzó a caer sobre el sector con fuerza.

El descenso no obstante es mucho más benévolo para las explotaciones aragonesas que para sus 'hermanas' del resto de España. Si en Aragón la reducción de la producción del carbón ha sido acusada, en el conjunto del país el descenso ha sido cercano al 70% en el mismo periodo de tiempo.

No en vano, de las dos empresas carboníferas que se mantienen en Aragón -SAMCA y Compañía General Minera de Teruel- la primera ya fue el año pasado la que más ayudas recibió debido a su elevada producción, más de 1,1 millones de toneladas de hulla, lo que la convierte en la mayor zona de resistencia del carbón nacional y una de las pocas explotaciones con visos de superar la barrera de 2018, donde según el dictado de Europa solo las minas competitivas seguirán funcionando.

Pese a esto, los sindicatos siguen avisando del “doble juego” que mantiene el Ministerio con respecto al carbón, y alegan como prueba de ello que el descenso en la producción nacional ha sido paralelo al aumento de la demanda de carbón extranjero. Sin ir más lejos, solo el año pasado las importaciones de carbón ascendieron hasta las 16 millones de toneladas, prácticamente cuatro veces más que todo lo producido en territorio nacional.

“Nosotros fuimos los primeros en recibir el hachazo con el cierre de Mequinenza, pero hay que reconocer que a partir de ahí el sector está mejor posicionado que en el conjunto de España”, explica Francisco Montull, representante de minería de UGT-Aragón, quien alerta de los efectos que tendrá el previsible cierre de todas las minas de interior a partir del año que viene en puestos de trabajo y que también afectará a la explotación subterránea que mantiene SAMCA en Ariño, el único pozo que queda en Aragón tras el cierre de Mequinenza.Con la vista puesta en el otoño para el mantenimiento de la central de Andorra

Ante toda esta incertidumbre, el sector sigue reclamando el carbón como un componente energético necesario a pesar de su contaminación, y más después de conocerse que durante el pico de consumo eléctrico de los últimos días a raíz de la ola de calor y el uso de aires acondicionados fuera el carbón el que aportara prácticamente un 25% del total de la electricidad consumida.

Pero por encima de todo, 2015 se ha fijado como un año “clave” para la minería debido a la necesidad de que las centrales térmicas se actualicen para cumplir con la normativa europea a partir de 2016. Un requisito que también afecta a la central de Andorra, fin último del sector del carbón en Aragón, que de no realizar inversiones podría cerrar irremediablemente en el año 2023.

Ante esto, los sindicatos llevan tiempo requiriendo al Ministerio que se fije de una vez por todas la nueva fórmula para incentivar el consumo de carbón nacional después de que caducara el año pasado el anterior Decreto. Un nuevo mecanismo en el que se prevé incentivar a las eléctricas para que quemen carbón autóctono vinculando estos pagos a la realización de las inversiones medioambientales necesarias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión