Despliega el menú
Aragón

TERUEL

Los hoteles de Teruel se llenarán con la Vaquilla pero las reservas estivales caen en la provincia

Las estancias se acortan y el encargo de los alojamientos se deja para última hora. En el sector detectan menos consumo por parte de los visitantes.

teruel. Los hosteleros turolenses se preparan para un verano "más flojo" que el de 2008 como consecuencia de la crisis. Entre los cambios más llamativos respecto al año pasado destaca un menor volumen de reservas, y las que se han hecho, por periodos más cortos que el último estío. Para afrontar la situación, muchos establecimientos recortan precios o lanzan ofertas.

 

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos, Antonio Cánovas, con varios hoteles en la capital turolense, señaló, no obstante, que las plazas hoteleras disponibles en la ciudad están reservadas "al 100%" para el sábado de la Vaquilla, el próximo día 12. La ocupación para el viernes está todavía al 70%, pero los hosteleros confían en que la situación mejore. "Espero que, aunque sea última hora, lleguemos al completo también el 11", dijo Cánovas. La afluencia de visitantes a la ciudad se ha visto incrementada con la reciente finalización de la A-23, sobre todo desde la Comunidad Valenciana.

 

Para el resto del verano la ocupación también está por debajo de 2008 en la capital turolense. El presidente de la asociación de hosteleros indicó que las reservas se hacen con menos antelación que en años anteriores. Apunta, no obstante, un dato alentador: "Tras unos cuatro primeros meses de 2009 muy malos la situación mejoró a partir de mayo. En las últimas temporadas, julio ha registrado un descenso de la demanda, mientras que septiembre la ha incrementado". Fernando Cánovas está convencido de que el verano de 2009 "no será como el de 2008, ni mucho menos". El empresario añadió que los consumidores "esperan a última hora" para reservar alojamientos. Los hosteleros afrontan la situación "ajustando precios y dando más servicios".

 

También Antonio Nadal, propietario de La Pelarda, un establecimiento hostelero de La Puebla de Valverde, detectó menos reservas que en 2008: "A estas alturas del año, agosto ya estaba completo y ahora nos quedan muchos huecos". Nadal añadió otro síntoma de la crisis entre su clientela: "El consumo en bares y restaurantes ha bajado mucho. Hay gente que se trae bocadillos para ahorrarse una comida".

 

El responsable de la oficina de turismo del Ayuntamiento de Beceite, Arturo Querol, observa también un recorte de las estancias. "Lo que antes eran temporadas de un mes ahora son solo quince días y lo que eran dos semanas se queda en una". Parece que los visitantes de la comarca del Matarraña dejan para última hora sus reservas de alojamiento. Querol apunta que, en la localidad, "en estas fechas ya estaba cubierto el 100% de las plazas para agosto, pero actualmente solo está cubierto el 70%". No obstante, está convencido de que en el puente del 15 de agosto todas las habitaciones hoteleras del pueblo se llenarán.

Etiquetas