Huesca
Suscríbete

Benabarre licita la rehabilitación de la cárcel, con 32 celdas y en uso hasta hace 49 años

La construcción está desde 2021 declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto de Interés Cultural y Lugar de la Memoria Democrática y se restaurará con fondos europeos.

Recreación virtual de la cárcel de Benabarre cuando esté rehabilitada.
Recreación virtual de la cárcel de Benabarre cuando esté rehabilitada.
Ayto. Benabarre

Ocupa el espacio del antiguo convento de los Agustinos Descalzos y se mantuvo activa como prisión del partido judicial desde 1866 a 1974. Se acondicionó siguiendo el modelo de penales levantados entre los siglos XIX y XX y es la única de estas características que se conserva en la provincia de Huesca. Parte de la cubierta del edificio está en ruinas pero los muros, de sillares, se conservan bien y en septiembre de 2024 la intervención estará acabada. Benabarre contará entonces con otro interesante elemento arquitectónico que sumar al rico patrimonio de la población. 

El Ayuntamiento ha sacado a concurso las obras de restauración por 1,3 millones de euros (con impuestos incluidos). De estos, 637.000 provienen de los fondos europeos Next Generation para la del Plan de Rehabilitación de edificios de titularidad pública (Pirep). 

La cárcel fue declarada en 2021 Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto de Interés Cultural y Lugar de la Memoria Democrática de Aragón. La primera idea era convertirlo en un centro de recuerdo para las víctimas de la represión durante la Guerra Civil y un punto expositivo que recorra la historia de la localidad. No obstante, el alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, ha señalado que debido a su amplitud se estudiará darle más usos. 

El proyecto plantea rehabilitar por completo el edificio, respetando lo máximo posible las celdas originales y dotando al resto de los espacios de las mejores condiciones de eficiencia y capacidad expositiva. El edificio, que disponía de una parte diferenciada para mujeres y hombres, cuenta con 32 cubículos y 750 metros cuadrados de construcción sin patio. En su interior conserva los grafitis elaborados por los encarcelados (lo que permite identificar distintas épocas) así como los elementos básicos de las estancias con pasillos, respiraderos, retretes, portones de acceso o ventanales enrejados.

Su máxima actividad se registró durante el periodo de la Guerra Civil (1936-1939) y los posteriores años de dictadura franquista. Entre la documentación hallada en el archivo del Ayuntamiento de Benabarre se encuentran 17 expedientes de defunción de juicios sumarísimos en la cárcel de Benabarre, y en el Archivo Histórico Provincial de Huesca se documenta los fallecimientos de al menos 67 prisioneros, de los que se conoce la identidad, de diversas procedencias del territorio español. 

En los últimos tiempos, antes de su cierre, se utilizaba como calabozo para los detenidos por la Guardia Civil, según ha recordado el alcalde.  Alfredo Sancho ha subrayado que con la restauración de la cárcel se completará un proceso de recuperación del patrimonio iniciado hace 20 años y que ha permitido restaurar elementos como el lavadero, el molino de aceite el castillo, cuyo origen data del siglo XI. 

Los alumnos del Programa Experiencial para el Empleo y la Formación, financiado por el Gobierno de Aragón, el Inaem y el Sepe, han consolidado el muro exterior de la antigua cárcel, que está situada en el centro de la población y junto al colegio, que en estos momentos se está ampliando.  

 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión