Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Los ecologistas piden a la DGA una nueva orden que permita pagar daños del lobo

La actual normativa solo establece indemnizaciones en el caso de especies de fauna silvestre en peligro de extinción, y el lobo es un animal protegido pero no con esa consideración. 

La presencia del lobo inquieta a los ganaderos aragoneses.
La presencia del lobo inquieta a los ganaderos aragoneses.
Reuters

El Gobierno de Aragón se comprometió en febrero al pago de los daños causados por el lobo con el fin de apoyar a la ganadería extensiva, siguiendo el ejemplo de otras comunidades como Galicia, Asturias o Castilla y León, y como ya hace con los ataques del oso. Sin embargo, para ponerlo en práctica tendrá que modificar la normativa, ya que la orden vigente que ampara las indemnizaciones del oso, de 2003, solo se refiere a las especies de fauna silvestre en peligro de extinción, una categoría en la que no entra el lobo. Este, si bien goza de un alto grado de protección, no está incluido en ese listado. 

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) ha detectado este obstáculo legal y por ello ha solicitado la modificación de la orden de manera que los ganaderos afectados por el lobo puedan cobrar una compensación. La FCQ ha presentado, dentro de las iniciativas y preguntas ciudadanas que permite realizar las Cortes de Aragón, una propuesta de Proposición No de Ley en este sentido. Tendrá que ser calificada por la mesa del Parlamento autonómico y asumirla algún grupo parlamentario para que llegue a ser votada. 

En todo caso es una advertencia sobre el vacío legal existente. "En el caso del lobo, al no ser una especie catalogada en peligro de extinción, no existe instrumento jurídico que permita pagar los daños, a pesar de su situación de especie protegida en el territorio aragonés", señala la ONG. Para cubrirlo, la Fundación plantea la redacción de una nueva orden del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente que establezca el pago de indemnizaciones por el lobo, en sustitución de la del 31 de marzo de 2003. 

En segundo lugar, pide asegurar una financiación "eficaz" en el nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2021-2027, con medidas para compatibilizar el ganado con la presencia de oso y lobo a través del apoyo a las inversiones en explotaciones agrícolas. El departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente está acabando de redactar el PDR y debe enviar su propuesta al Gobierno central antes del 15 de octubre de 2021. 

La iniciativa se produce solo unos días después de que el Ministerio para la Transición Ecológica incluyera a todas las poblaciones de lobo de España en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

La Fundación del Quebrantahuesos estima que Aragón mantiene la presencia más o menos estable de 1-3 osos y de 1-3 lobos. Estos últimos desde 2017, procedentes de dispersión natural. Desde 2003 el Gobierno de Aragón solo paga daños provocados por especies catalogadas en peligro de extinción como el oso pardo. La valoración de los daños se realiza en base a un baremo, que se revisa periódicamente y que se aprueba por una resolución de la Dirección General competente en la materia. 

El pago de los daños se realiza con cargo a fondos propios del Gobierno de Aragón. La cantidad oscila cada año entre 7.000 y 8.000 euros. Además de las indemnizaciones por la muerte de ovejas, ante el incremento de los incidentes con la reintroducción del oso en los Pirineos en 1996, se pusieron en marcha otras acciones para prevenir y mitigar los ataques, como la creación de una patrulla de vigilancia y seguimiento oso (195.000 euros/año) o subvenciones a los ganaderos para la instalación de vallados electrificados, adquisición de perros de vigilancia, contratación de pastores y reparación de infraestructuras. A las mismas pueden optar ganaderos ubicados en zonas de presencia de oso y lobo en Aragón y han supuesto una inversión de dos millones de euros entre 2018 y 2021.

Estas medidas deberían tener continuidad y una financiación adecuada de Europa, opina la Fundación, que recuerda que la Comisión Europea y un grupo de organizaciones crearon en 2014 la Plataforma de la UE para la coexistencia entre humanos y grandes carnívoros y que en 2018 se decidió pagar el 100% de los daños y del coste de inversiones para prevenirlos con el Fondo Europeo Agrícola para el Desarrollo Rural (Feader). "La Estrategia de la UE sobre Biodiversidad 2030, como componente fundamental del Pacto Verde Europeo, tiene como uno de sus objetivos mantener, restaurar y conservar las especies protegidas", señala en la defensa de su propuesta ante las Cortes. Por ello, dice, la Unión Europea seguirá apoyando las soluciones que ofrece la Política Comunitaria Agraria (PAC) para promover la coexistencia con grandes carnívoros y las prácticas ganaderas sostenibles.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión