Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Huesca vallará plazas y hará un despliegue policial "como si hubiera fiestas"

A una semana de San Lorenzo, la incidencia es cinco veces superior a la que tenía en agosto de 2020 y con una variante de covid más contagiosa. Las 'no fiestas' se celebrarán bajo el toque de queda, que acaba de autorizar el Tribunal Supremo.

Reunión este lunes por la mañana de la Junta de Seguridad de Huesca.
Reunión este lunes por la mañana de la Junta de Seguridad de Huesca.
Pablo Segura

Cuando falta una semana para el inicio de San Lorenzo, el Ayuntamiento de Huesca y la Subdelegación del Gobierno han anunciado el refuerzo de la vigilancia policial a partir del próximo viernes. A pesar de que las fiestas están suspendidas por la pandemia, se contará con los mismos efectivos que en los años anteriores. Se quiere evitar que los contagios se desboquen, teniendo en cuenta la elevada incidencia de covid en la ciudad. A 14 días, está 5,5 veces por encima (1.126 casos por cada 100.000 habitantes) que hace un año en estas mismas fechas (205). La capital oscense es actualmente la tercera ciudad de Aragón con más contagios en relación a su población.   

Este lunes, justo cuando faltan siete días para el chupinazo, se ha reunido la Junta Local de Seguridad para concretar las medidas. Justo una hora después se ha conocido que el Tribunal Supremo ha autorizado el toque de queda para cuatro ciudades de la provincia, entre ellas Huesca. El Ayuntamiento entiende que va a ser "una herramienta más" para ayudar a los cuerpos policiales en el control de la seguridad ciudadana, que además deberán velar por el cumplimiento del horario.  

Según ha explicado la concejala del área, Ana Loriente, tal y como se hizo el año pasado, se volverá a perimetrar la plaza de la Catedral con control de acceso en la mañana del día 9, y todos los días se vallará la fuente de la plaza de Navarra. Asimismo, Guardia Civil y la Jefatura Provincial de Tráfico han coordinado un dispositivo en las carreteras de entrada a la ciudad con controles de alcoholemia. También se intentará mantener la colaboración de grupos de voluntarios de Cruz Roja y Protección Civil "para hacer labores de sensibilización en espacios donde puede haber concentración de gente".       

Habrá un control "rigurosísimo" para evitar las aglomeraciones, "que es lo que verdaderamente nos preocupa", ha dicho la subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar. El número de agentes será el mismo que en 2020 y años anteriores, "como si hubiera fiestas de San Lorenzo". La Policía Nacional se reforzará con agentes de la Jefatura Superior de Zaragoza y de equipos de Canfranc. "Será un dispositivo como todos los años", ha insistido, que variará según la jornada y según el horario. 

El refuerzo se realizará sobre todo en los días previos del fin de semana, desde el viernes. Los días 6,7, 8, 9 y 10 será "riguroso", con más policía, y luego se repetirá el fin de semana del 15 de agosto.  

La ciudad estaba esperando la resolución del Tribunal Supremo sobre el toque de queda . Antes de conocer el pronunciamiento, que se ha hecho público pasadas las 13.30, la subdelegada ha comentado: "La Policía Local, Policía Nacional, Unidad Adscrita y Guardia Civil están preparados para controlar el horario de una a seis de la madrugada, si eso llega". 

La plaza de la Catedral vallada y con control de acceso el 9 de agosto de 2020.
La plaza de la Catedral vallada y con control de acceso el 9 de agosto de 2020.
Verónica Lacasa/Europa Press

Silvia Salazar ha indicado que la vacunación lleva un ritmo "trepidante" y seguramente a final de agosto llegará al 70% de la población, pero también ha advertido de que las nuevas cepas son "extremadamente peligrosas, muy contagiosas". "Lo demuestran los datos de hospitalizados en San Jorge , que no son muy halagüeños". Ha recordado que el año pasado por estas fechas el número de contagios era muy bajo. "La situación se nos ha ido de las manos y ahora es responsabilidad individual y colectiva respetar las medidas sanitarias en vigor". Este año "precaución", ha concluido, para poder celebrar las de 2022.  

Realmente la ciudad llega a las 'no fiestas' con unos datos preocupantes. Si la incidencia a 14 días en los días previos a San Lorenzo, concretamente el 3 de agosto, era de 205 casos por cada 100.000 habitantes, este lunes está en 1.126. También a 7 días es mucho mayor: 137 entonces frente a los 457 actuales. En cuanto a las cifras de hospitalización, hace 12 meses había en San Jorge 19 pacientes covid en planta y 3 en uci, mientras que ahora son 37 en planta y siete en Cuidados Intensivos.

Cabe recordar además que, pese a no celebrarse San Lorenzo en 2020, los casos comenzaron a dispararse a finales de agosto, sin que en ese momento hubiera restricciones. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión