Huesca
Suscríbete

barabstro

La Fundación Cepaim atendió en 2020 a 155 demandantes de asilo en Aragón

En Teruel hay 36 plazas, en Zaragoza, 42 y en Barbastro, 26, para atender a estos refugiados en una primera fase.

La consejera Broto con el resto de autoridades en la sede de CEPAIM en Barbastro.
La consejera Broto con el resto de autoridades en la sede de CEPAIM en Barbastro.
CEPAIM Barbastro

Los tres centros de la Fundación Cepaim en Aragón, Zaragoza, Teruel y Barbastro, atendieron en 2020 a 155 personas dentro de su programa de asilo y refugio internacional, en el que trabaja esta organización social con sedes en toda España.

Fundación Cepaim se estableció en Aragón hace más de 16 años. Teruel fue su primera sede y en agosto de 2015 abrió la sede de Zaragoza. En Teruel hay 36 plazas, en Zaragoza, 42 y en Barbastro, 26, para atender a estos refugiados en una primera fase.

Datos que transmitido esta mañana por Pilar Bernadó, coordiandora autonómica de la Fundación Cepaim en Aragón, en una comparecencia ante la consejera de Derechos de la Ciudadanía María Victoria Broto que se desplazó hasta la ciudad del Vero para conocer el trabajo de esta organización.

Le acompañaron el alcalde de Barbastro, Fernando Torres, el concejal de Bienestar Social, Luis Domínguez, y el presidente de la Comarca de Somontano, Daniel Gracia, quienes destacaron la buena acogida que ha hecho a este colectivo de asilados en Barbastro y en otras poblaciones. Desde la apertura de la sede Cepaim en Barbastro, el pasado febrero de 2020, semanas antes del inicio de la pandemia, la fundación ha atendido a 40 personas. Les facilitan vivienda, les enseñan castellano, tienen apoyo jurídico, piscológico y económico y les ayudan a encontrar un puesto de trabajo hasta que se resuelve su petición de asilo o refugio. Una vez conseguida su condición de refugiado o asilado muchos de estas personas optan por quedarse a vivir en el territorio.

Además del programa de protección internacional, en el Somontano se lleva a cabo un programa de desarrollo rural que concretamente se lleva a cabo en Alquézar con una familia monomarental que se encarga de la gestión de la biblioteca, organiza actividades culturales y está a disposición de la comunidad local para cualquier necesidad.

El balance de este primer año de vida en Barbastro es “muy positivo tanto para Cepaim como para la sociedad. Por muchos dramas que conocemos, también hay muchos casos de éxito. Para todo el mundo que pasa por Cepaim somos su familia”, explica Bernadó.

El alcalde de Barbastro ha trasladado “su apoyo y respaldo para todo lo que puedan trabajar” y ha agradecido a Cepaim “su apuesta por nuestra ciudad”. Mientras que el presidente de la Comarca ha recalcado que gracias a estos programas se puede ayudar a revertir la despoblación en el medio rural. “Pueden atraer población y mano de obra para que haya más esperanza en este territorio. Son personas muy bien recibidas en los pueblos cuando acuden con ánimo de colaborar y constituyen un revulsivo”, dijo.

Por su parte, la consejera de Broto ha afirmado que el Gobierno de Aragón “siempre ha apostado por la protección internacional. Lo hicimos con el primer protocolo firmado en España para poner a disposición de todas las asociaciones que trabajan en el ámbito de la protección todos los recursos del Gobierno de Aragón. Estas personas tienen que tener una buena acogida en una primera fase y ojala puedan quedarse en nuestra Comunidad”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión