Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

"Si no fuera por la vacunación, el hospital de Barbastro estaría como en la peor ola de noviembre"

La directora del centro, Elena Castellar, espera que el repunte de ingresos de las últimas semanas haya llegado ya a una 'meseta'. La UCI, con cinco pacientes, solo tiene una cama libre. 

La directora del hospital de Barbastro, Elena Castellar, que ejerce de médico internista, vacunándose.
La directora del hospital de Barbastro, Elena Castellar, que ejerce de médico internista, vacunándose.
Heraldo

El hospital de Barbastro rompió este jueves la tendencia al alza en ingresos después de casi dos semanas de crecimiento sostenido y bajó hasta los 30 pacientes covid (cuatro menos que el día anterior), cinco de ellos en la UCI. Un signo de que el centro sanitario puede haber alcanzado ya la 'meseta' de casos de esta quinta ola tras el fuerte repunte de contagios de las comarcas de la zona oriental de la provincia (Bajo Cinca, La Litera, Ribagorza, Cinca Medio y Somontano), donde también parece consolidarse el descenso de positivos de forma mayoritaria. 

De hecho, el descenso de la incidencia de 492 a 153 casos por cada 100.000 habitantes de La Litera, una de las 'culpables' del repunte de esta quinta ola, ha hecho que el Gobierno de Aragón haya decidido levantar a partir de este viernes el confinamiento de la comarca y volver al nivel de alerta 3 con lo que el cierre de la actividad no esencial se alarga de nuevo hasta las 22.00 y los aforos en el exterior de la hostelería recuperan el 100%. También la ciudad de Fraga ha reducido su incidencia hasta 143 pero de momento la DGA mantiene su cierre perimetral y el nivel 3 agravado.

La directora del hospital, Elena Castellar, explica que los ingresos comenzaron a subir como en otrasocasiones, es decir, 10 o 15 días después de que empezaran a aumentar los positivos en las comarcas que tienen este centro como referencia. No obstante, también reconoce aliviada que "no han subido a la misma velocidad" que en anteriores olas, algo que atribuye a la campaña de vacunación. "De no ser por ella, estaríamos hablando de unas cifras parecidas a las de noviembre", cuando el centro alcanzó sus peores cifras de toda la pandemia con 78 pacientes en planta y 11 en la UCI

No obstante, la doctora Castellar insiste en que no se puede bajar la guardia porque un 30% de las camas del hospital están ocupadas por pacientes covid. Todos ellos están ubicados en la quinta planta y, de momento, no han tenido que habilitar más espacios. Mientras, en la Unidad de Cuidados Intensivos solo hay una cama libre y por ahora no han tenido que trasladar pacientes críticos a otros centros. "Aunque esto es dinámico y no sabes lo que puede ocurrir mañana o pasado", advierte. 

En esta quinta ola el perfil de los pacientes ha cambiado y se ha rejuvenecido. Desde principios de marzo, la edad media de los ingresados ha bajado considerablemente hasta los 65 años. "Tenemos pacientes desde 40 años", destaca.

La directora confía en que al ralentizarse en los últimos días el ritmo de ingresos se haya llegado ya a la 'meseta'. "Ojalá haya pasado lo peor, aunque lo importante sigue siendo no contagiarse. Porque una vez infectado, las estadísticas se cumplen y hay un porcentaje de personas mayores o jóvenes que van a acabar ingresando y de ellas otro tanto van a acabar en la UCI", subraya. 

Pese a este repunte de ingresos, la actividad ordinaria del hospital no se ha visto afectada y se han mantenido las operaciones programadas. Además, hace ya unas semanas que recuperaron el servicio de Fisioterapia que se trasladó en noviembre del año pasado al Centro de Congresos de Barbastro, cedido por el Ayuntamiento, para poder ganar espacio para el tratamiento de pacientes covid. "Los profesionales y los pacientes nos han reportado buenas impresiones pero su sitio natural era el hospital y en cuanto hemos podido, lo hemos trasladado", valora.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión