Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Rampa vuelve a las giras con Orozco, que llega este sábado a Zaragoza

La empresa oscense, líder del sector audiovisual en España, asegura que empieza a ver "una pequeña luz al final del túnel" tras perder un 75% de la facturación por la pandemia.  

Primer concierto de la gira de Antonio Orozco con su disco 'Aviónica' en el Teatro la Latina de Madrid.
Primer concierto de la gira de Antonio Orozco con su disco 'Aviónica' en el Teatro la Latina de Madrid.
Jordi Calvera

Rampa, la empresa oscense líder en España en el sector del alquiler de equipos de sonido, iluminación y vídeo profesional para pequeños y grandes eventos, ha regresado a la carretera un año después gracias a la gira de Antonio Orozco con su nuevo disco 'Aviónica'. Se estrenó con un doble concierto en el Teatro La Latina de Madrid el lunes y el martes y la próxima parada será este sábado, 24 de abril, en la Sala Mozart de Auditorio de Zaragoza con dos actuaciones a las 17.00 y a las 20.00.

Por delante, Rampa ya tiene una veintena de actuaciones confirmadas hasta octubre con el cantante barcelonés, con el que llevan trabajando ya muchos años. Más de 20.000 personas han comprado ya su entrada para los conciertos en Sevilla, Valencia, Barcelona, Murcia, Jaén, Tarragona, Girona, Badajoz, Córdoba Cádiz, Salamanca, Huelva, Málaga, Sevilla o Las Palmas de Gran Canaria. Los primeros serán en teatros, pero a partir del verano se ampliarán a festivales y de cara a finales de año, si la situación sanitaria lo permite, podría llegar a pabellones con grandes aforos. 

La gira estaba programada para mediados de 2020, pero se tuvo que posponer por la pandemia. Los últimos ensayos se realizaron del 12 al 15 de abril en el Palacio de Congresos de Huesca de Huesca y la presentación por fin ha llegado esta semana. Para Rampa, supone empezar a ver "una pequeña luz al final del túnel" después de un año sin apenas trabajo. Y es que en los últimos doce meses calculan unas pérdidas del 75% de la facturación (solían realizar unos 1.000 alquileres al año de media, desde grandes festivales a pequeños bolos) y este 2021 creen que todavía va a estar "muy condicionado" por las limitaciones de movilidad y de aforos. 

"El problema es que no hay unos criterios unificados en España para saber qué y cómo se puede hacer y los promotores, que son los que arriesgan su dinero y necesitan preparar las cosas con meses de antelación, están siendo muy precavidos porque algunos se lanzaron hace unos meses y acabaron muy quemados y prefieren no arriesgarse hasta que las cosas estén más claras", explica Jesús Estallo, gerente de la empresa oscense. En su caso, tienen negociaciones con más artistas para trabajar en sus giras pero de momento no hay nada cerrado por esa misma incertidumbre. Y es que por ahora las administraciones públicas están apostando solo por formatos muy pequeños y económicos "por cubrir el expediente".

Estallo recuerda que unos días antes de que se decretara el estado de alarma hicieron la presentación del disco de Morat "pero ese fin de semana volvimos a Huesca, descargamos el camión, ordenamos la nave y ya se empezaron a cancelar todos los trabajos". Agradecen el esfuerzo que hicieron el pasado verano algunas entidades como la Diputación Provincial de Huesca con el festival Sonna como alternativa a Pirineos Sur, o como el Festival Castillo de Aínsa que impulsó el Ayuntamiento, "porque fueron capaces de hacer cosas".

El gerente de Rampa reconoce que "lo único bueno" que han sacado de esta grave crisis económica ha sido la creación de un tejido asociativo a nivel autonómico y nacional para poder defender sus intereses "y que antes no existía", afirma. El sector ha sufrido "una catástrofe absoluta" con una pérdida media de facturación del 75%. "Hay muy pocos sectores con una afectación tan salvaje, quizá las agencias de viajes, los hoteles y poco más", subraya. Además, la práctica totalidad de las empresas se han acogido a ERTE "y aunque hemos podido recuperar gente, en muchos casos la mitad de la plantilla sigue así". En su caso, por ejemplo, en temporada alta podían llegar a tener unas 50 personas contratadas.

Desde el sector valoran la respuesta del Gobierno de Aragón con las ayudas que lanzó hace unos meses para todo el sector de la cultura, incluyendo esta vez también a las empresas de servicio como Rampa, "y además están por la labor de crear un segundo paquete". Jesús Estallo lamenta que el Gobierno central no haya actuado con la misma diligencia aunque espera que se puedan beneficiar también de las recientes ayudas que se han aprobado. "Ahora hay que ver cuándo llegan y si hay dinero para todos porque el 95% de las empresas de nuestro sector son familiares y no tienen tanto músculo financiero con lo cual muchas están en unas situaciones complicadísimas", advierte.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión