Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Récord de nacimientos de oseznos en el Pirineo

La población de osos alcanza ya los 64 ejemplares, con 16 crías, según el balance anual de la población de 2020.

Una de las osas del Pirineo con sus crías.
Una de las osas del Pirineo con sus crías.
Generalitat de Cataluña

El 2020 resultó un año trágico para la población de osos del Pirineo, con la pérdida de tres ejemplares adultos a manos del hombre: a Cachou lo envenenaron en el valle de Arán, a la osa Sarousse la mató un cazador en el municipio aragonés de Valle de Bardají, y otro macho murió a tiros en Francia. A pesar de ello, la población de esta especie sigue creciendo, como demuestra el balance del censo realizado por el Grupo de Seguimiento Transfronterizo del Oso Pardo, que ha contabilizado 64 individuos, unos datos provisionales que superan el censo del ejercicio anterior. El área geográfica de la especie comprende una superficie de 8.200 kilómetros cuadrados.

Pero sobre todo resulta revelador, a la hora de analizar el futuro de los ejemplares reintroducidos, el récord de nacimientos, ya que se han registrado 16 nuevas crías de nueve hembras diferentes. Es la cifra más alta desde que a finales de los años 90 Francia y Cataluña apostaran por traer osos de Eslovenia para que repoblar los Pirineos ante la escasez de ejemplares autóctonos. Entre 1996 y 2020 han nacido un total de 98 crías de 54 partos.  

Las cifras las ha dado a conocer este miércoles la Generalitat. Los datos se pusieron sobre la mesa en la reunión del grupo de seguimiento, formado por representantes de Cataluña, Aragón, Andorra, Navarra y Francia, y de la Fundación Oso Pardo. Los 64 osos son un número mínimo, que se volverá a revisar. Con los datos obtenidos el año pasado se cerraron los censos de 2018 y 2019 con 51 y 58 individuos, respectivamente. 

El último lo componen 29 hembras y 29 machos, de los cuales 25 son adultos, 13 subadultos y 16 crías de nueve hembras distintas (Fosca, Caramelita, Plume, Bambou, Nheu, Callista, Chataigne, Gaia y Arán). En esta lista no aparecen Sorita y Claverina, las dos hembras liberadas en Francia con la intención de repoblar el Pirineo más occidental, donde solo había machos. Las soltaron cerca de la frontera con Aragón, a donde cruzan con frecuencia. La primera llegó a tener dos cachorros, que fueron víctimas de la depredación de un macho.

El grupo de seguimiento da por muertos o desaparecidos a nueve osos, al no encontrarse indicios de su presencia durante dos años o tener constancia de su fallecimiento. Entre ellos se contabilizan los casos de Cachou, Sarousse y el animal muerto en Francia, así como cuatro crías nacidas en 2019 y dos machos subadultos de los cuales no se tiene noticia desde hace un par de años. Por contra, se han localizado dos ejemplares que se habían considerado desaparecidos, ya que no se detectaron ni en 2018 ni en 2019 y que en 2020 han reaparecido. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión