Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Museo de Lérida descuelga las últimas obras del litigio para su traslado a Aragón

Las 41 piezas de la cuarta y última entrega, que se materializará este miércoles, ya se han retirado de las salas de exposición.

Espacios vacíos en el Museo de Lérida, donde hasta el lunes colgaban las obras aragonesas.
Espacios vacíos en el Museo de Lérida, donde hasta el lunes colgaban las obras aragonesas.
Rafael Gobantes

El Museo de Lérida ya tiene listas para cargar en el camión las 41 obras de arte procedentes de las parroquias altoaragonesas que debe entregar este miércoles, 10 de marzo, al Museo Diocesano de Barbastro-Monzón. El lunes, aprovechando el día de cierre semanal del centro, se llevaron a cabo los trabajos de empaquetado de las obras y se descolgaron las que permanecían expuestas. En total eran 16: nueve en la sala del románico y el resto en la del gótico, que se habían retirado ya en enero por la reforma en esta sala.

Las obras expuestas hasta la pasada semana al público son las más valiosas de la colección: el frontal de Treserra y de Buira, la arqueta de esta misma localidad, el retablo de San Antón de Monzón, una cruz procesional y una crismera para los unción de los santo óleos, tablas del Nacimiento y la Epifanía de Binaced y otra de Valcarca, un bol de Benavente, así como las dos tallas expuestas en la cercana iglesia de San Lorenzo, la valiosa virgen de Zaidín y una escultura de un San Miguel.

Todas las piezas están ya empaquetadas y solo resta ser cargadas en el camión que las trasladará este miércoles desde Lérida a Barbastro. La empresa especializada en el transporte comenzará a cargar las cajas a partir de las 9.30, según han informado fuentes del Museo de Lérida. Se espera que sobre las 11.00 parta desde Lérida el camión, que llegaría al mediodía al Museo de Barbastro, igual que ocurriera el pasado viernes 5.

El Museo de Lérida ha mantenido su nivel de visitas habitual estos días. Grupos de colegios y algunos incondicionales reticentes al traslado de los bienes a Barbastro ya que consideran que pertenecen a Cataluña. "Estamos muy tristes y enfadados. No hemos robado nada, si no fuera por el obispo Messeguer estas obras estarían ya fuera de España. Cataluña no ha sabido defender este patrimonio", "hecha la ley, hecha la trampa", señalaban unas ancianas visitantes. Una de las responsables del Museo ha indicado que entre los escasos visitantes hay ese mismo sentimiento. 

Este martes fueron varios los medios de comunicación de Aragón y Cataluña quienes quisieron tomar las últimas imágenes de los huecos donde hasta la pasada semana se exhibían algo más de una docena de obras de las 111 piezas de las parroquias altoaragonesas.

El confinamiento por el coronavirus ha hecho mella en este Museo al igual que en otros espacios al reducir en 2020 al 60% su número de visitantes habituales, unos 20.000, cifra registrada en 2019.

Con el traslado del miércoles a Barbastro se materializa la cuarta y última entrega, en cumplimiento de la orden judicial que ejecuta provisionalmente (están pendientes los recursos) la sentencia dictada en 2019.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión