Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

huesca

"Debemos quitarnos los complejos y reforzar el papel del aragonés en las aulas"

Iris Campos ha investigado 'Las actitudes lingüísticas en los centros de Educación Secundaria del Alto Aragón’.

Iris Campos es coordinadora el postgrado en Filología Aragonesa del Campus de Huesca.
Iris Campos es coordinadora el postgrado en Filología Aragonesa del Campus de Huesca.
Rafael Gobantes

La Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca presentó este viernes una investigación sobre el aragonés, dentro de los actos por el Día de la Lengua Materna, centrada en ‘Las actitudes lingüísticas en los centros de Educación Secundaria del Alto Aragón’, obra de Iris Campos, coordinadora el postgrado en Filología Aragonesa del campus oscense. En ella se analiza la relación de 760 alumnos de la provincia de Huesca con las cinco lenguas que conviven en el territorio: castellano, aragonés, catalán, inglés y francés.

Este trabajo, apoyado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses, estudia la evolución de las actitudes lingüísticas de los jóvenes de Secundaria y Bachillerato, tomando como referencia un estudio del investigador Ángel Huguet de 2006. "La situación de la educación lingüística es muy distinta a la de entonces en las lenguas extranjeras, donde se han desarrollado mucho los programas bilingües, y en el aragonés, que también ha tenido un impulso, sobre todo en Infantil y Primaria", explicó Iris Campos.

Huguet observó que había ‘actitudes favorables’ hacia el castellano y aragonés, ‘neutras’ hacia el inglés y francés, y ‘neutras con tendencia desfavorable’ hacia el catalán. Y ahora Iris Campos ha detectado "un desplazamiento de las actitudes" hacia el inglés, que ahora es ‘favorable’, y el aragonés, que se ha vuelto ‘neutra’.

En el caso del aragonés, hay varios factores que influyen de forma positiva: haber aprendido la lengua en casa, en el entorno escolar o en seminarios y cursos; la latencia que se mantiene en el medio rural, donde se conserva más que en las ciudades; y si se tiene raíces con la provincia.

Para Iris Campos, la actitudes favorables que recibe el inglés o el francés son la prueba de la importancia de tener un contacto normalizado en el ámbito educativo. «El problema es que las lenguas propias siguen sin jugar un papel esencial en la educación, sobre todo en Secundaria, donde es muy anecdótico", lamenta. Por ello, esta experta aboga por "quitarnos los complejos y reforzar su papel en las aulas". Y es que asegura que su experiencia con los cursos de iniciación al aragonés para futuros maestros, por ejemplo, le demuestra que "les gusta cuando lo descubren".  

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión