Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

huesca

Expertos piden más apoyo institucional para que el aragonés "perviva y reviva"

Los sociólogos Chaime Marcuello y Antonio Eito apuestan por desarrollar un modelo culto de lengua común. 

De izda. a dcha., Antonio Eito, Francho Nagore e Iris Campos, en la Facultad de Educación de Huesca.
De izda. a dcha., Antonio Eito, Francho Nagore e Iris Campos, en la Facultad de Educación de Huesca.
Rafael Gobantes

"Sin generosidad, sin ceder, sin buscar puntos de encuentro y tejer relaciones de confianza, no contribuiremos a crear un facilitador, ese espacio social donde germine el trabajo conjunto por el aragonés, tan y tan necesario. Estamos en un momento institucional e histórico con el viento a favor". Esta es una de las advertencias que lanzan los sociólogos de la Universidad de Zaragoza Chaime Marcuello y Antonio Eito, autores de una investigación sobre los distintos actores -hablantes nativos, neohablantes, estudiosos, instituciones, sociedad civil y medios de comunicación- que están implicados en la supervivencia del aragonés, una de las lenguas más amenazadas de Europa.

Su estudio, ‘El futuro del aragonés: Un análisis prospectivo y social’, fue presentado este viernes en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca dentro de los actos organizados por el Día de la Lengua Materna. A ella asistieron José Domingo Dueñas, director de la Cátedra Johan Ferrández d’Heredia, José Ignacio López Susín, director general Política Lingüística de la DGA, Olga Alastruey, directora provincial de Educación, Javier Zaragoza, decano de la Facultad, y Francho Nagore, coordinador de la Mención en Lengua aragonesa.

Ambos sociólogos partieron de la idea de que existía "demasiada filología" sobre el asunto "pero era necesario un estudio social para analizar qué está ocurriendo con la única de las tres lenguas de Aragón que es privativa y que corre peligro". Así, entra otras consideraciones, constataron que existen "tensiones" dentro el mundo del aragonés "que han llegado incluso a los enfrentamientos personales por cuestiones teóricas o científicas".

Todas las personas y colectivos coincidieron en su diagnóstico de la "precaria situación" que sufre esta lengua que, según el último censo oficial, tiene poco más de 30.000 hablantes. Sin embargo, a la hora de dar soluciones, había opiniones muy distintas.

Para Chaime Marcuello y Antonio Eito, el aragonés se enfrenta a un "trilema"los hablantes locales, "que en algunas ocasiones están instrumentalizados y unos reconocen que es complicado que microlenguas de muy pocos hablantes que vayan para adelante, mientras que otros sí apuestan por un modelo más culto de aragonés y trabajar conjuntamente"; el mundo más académico, "donde hay conflictos como las diferentes grafías que conviven para bien o para mal, lo que no da una imagen de unidad"; y el mundo urbano y el rural, "porque en el primero es donde más se está desarrollando y cuesta que haya una conexión".

Ante esta entorno de "no colaboración", estos dos sociólogos piden que haya un liderazgo institucional "fuerte" para hacer frente a la propia "falta de vitalidad" de la lengua por la continua pérdida de población hablante. "Necesitamos apoyos desde las Administraciones que coadyuven a que el aragonés perviva y reviva", reivindican en su investigación. En este sentido, admiten que se están dando "pasos" como la creación de una Dirección General de Política Lingüística en el Gobierno de Aragón , en la educación, en los medios de comunicación... "Pero ahora tocaría consolidar las bases para construir su futuro, si no, será mucho más complicado que perdure", avisan.

¿Qué proponen para avanzar en su conservación?

Así, proponen distintas acciones para avanzar en la conservación y dinamización de este "frágil patrimonio". La principal, a su juicio, pasa por conseguir "consensos" para buscar un modelo culto de lengua común "porque si no, no vamos a ninguna parte", señalan. Y es que recuerdan que actualmente se están haciendo publicaciones cada año en tres o cuatro grafías distintas.

"Lo ideal sería ir hacia una cierta unificación como hace la Real Academia Española con el castellano en todo el mundo, aunque haya diferentes variantes expresivas y fonéticas. Sin ello, se va hacia la fragmentación y el aislamiento", recalcan, Chaime Marcuello y Antonio Eito.

El director general de Política Lingüística valoró la importancia de esta investigación de campo de carácter sociolingüística y destacó las actuaciones que están emprendiendo para contribuir a la supervivencia del aragonés. Así, citó el traductor Aragonario, impulsado gracias a un programa europeo; la firma de convenios de colaboración con 30 entidades locales, 50 asociaciones y, más recientemente, con sindicatos y asociaciones empresariales; el aumento del número de estudiantes de aragonés en la provincia de Huesca (de 600 a 1.200 en cinco años); o la creación de la especialidad de Lengua Aragonesa en los estudios de Magisterio. 

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión