Despliega el menú
Huesca

huesca

La apertura de las estaciones de Aramón costaría unos 4 millones de euros

Mezcla de enfado y resignación entre los alcaldes y empresarios del Pirineo ante la decisión del grupo de renunciar a abrir sus centros este invierno.

El movimiento ciudadanos SOS Pirineo Aragonés continúa con sus movilizaciones, la próxima será el día 19 en Villanúa.
El movimiento ciudadanos SOS Pirineo Aragonés continúa con sus movilizaciones, la próxima será el día 19 en Villanúa.
SOS Pirineo Aragonés

Aramón llegó a anunciar su apertura para el 23 de diciembre en Formigal, Cerler y Valdelinares, pero la posterior decisión de la DGA de prorrogar los confinamientos provinciales hizo que diera marcha atrás. Y aunque muchos aficionados aún albergaban la esperanza de deslizarse por sus pistas este invierno, este martes renunció definitivamente a abrir sus cinco centros del Pirineo y de Teruel. Así, Astún seguirá siendo de momento la única estación aragonesa abierta.

El consejo de administración tomó la decisión al valorar que a estas alturas y debido a las restricciones de movilidad vigentes hasta el 5 de marzo al menos la apertura de sus centros invernales no sería "económicamente viable". Y es que calculan que la puesta en marcha de las instalaciones para las pocas semanas que restan de temporada costaría unos 4 millones de euros "y agravaría el fuerte impacto económico que la pandemia ha causado ya en el grupo porque los inciertos y posibles ingresos no cubrirían siquiera los costes".

Así, con el objetivo de no comprometer su "viabilidad", Aramón prefiere centrarse ya en la preparación del verano y en la próxima campaña de invierno "respetando las inversiones proyectadas". Recuerda, además, que los trabajadores, tanto fijos como fijos discontinuos, están en un ERTE desde noviembre "para proteger a los empleados durante estos meses y el futuro de la empresa ante un invierno incierto". Aparte de pedir disculpas a los clientes por las molestias ocasionadas, dejaron claro que aquellas personas que hayan adquirido un abono de temporada podrán pedir su devolución en caso de no haberlo utilizado.

"Yo habría abierto a pérdidas pensando en las empresas del sector"

El anuncio fue acogido con una mezcla de enfado y resignación entre los alcaldes y empresarios de los valles del Pirineo más afectados. Así, el primer edil de Benasque, José Ignacio Abadías, del PAR, afirmó que Aramón debería haber abierto sus estaciones en el último tramo de la temporada sin primar solo la viabilidad económica. "Yo habría decidido abrir a pérdidas –afirmó categórico- porque tendría que haber tenido en cuenta la situación que se le plantea al resto de las empresas que gravitan alrededor de la nieve y a la economía de los valles, que está ahora mismo al borde del colapso. Y más por la función social que debe jugar Aramón, una empresa participada al 50% por el Gobierno de Aragón".

Muy crítico se mostró el alcalde de Sallent de Gállego, Jesús Gericó, quien considera un "despropósito" que Aramón mantenga cerradas las estaciones el resto de la temporada y más aún cuando hace unos días en el propio consejo -del que él es miembro en representación del PP- "se dijo que si se levantaba el confinamiento provincial, se abrían", aseguró este martes. De hecho, pidió la dimisión de la consejera de Economía, Marta Gastón, como presidenta del grupo por «incompatibilidad» de los cargos. "Vela mucho más por los intereses de su empresa en lugar de defender la economía de los aragoneses", lamentó.

Nuria Pargada, alcaldesa de Biescas, del PAR, afirmó que los vecinos están "desilusionados y molestos" ya que todavía mantenían una pequeña esperanza. "Aunque hubieran abierto mes y medio, algunos negocios podrían haber tenido ingresos, que les hace mucha falta", señaló.

Los empresarios exigen un plan de rescate "realista"

Mientras, Jesús Pellejero, presidente de la Asociación Turística Valle de Tena, admitió que era algo que esperaban. "Ahora tenemos que luchar por un plan de rescate realista, por el verano y por mantener las inversiones previstas en Formigal y Cerler", subrayó. Su homólogo del valle de Benasque, José María Ciria, también reconoció que la apertura ahora era "prácticamente inviable" y cree se debería haber hecho en Navidad. Por ello, espera que los responsables de la decisión asuman sus consecuencias y agilicen «al máximo» un plan de rescate "con dinero encima de la mesa".

María José Mingarro, hostelera del valle de Tena, coincidió en que "es ahora cuando de verdad nos tienen que rescatar ya que la temporada está perdida". Y para Ainhoa Lozano, portavoz de SOS Pirineo, la decisión de Aramón era "la crónica de una muerta anunciada" y cree que es preferible así que abrir "de mala manera". "Pero ahora más que nunca hay que exigir un plan de ayudas efectivo", destacó.

Etiquetas
Comentarios