Despliega el menú
Huesca

huesca

La Carrasca de Lecina pugna con árboles de Italia y Rusia por el título europeo en el ecuador del concurso

El ejemplar aragonés supera ya los 35.000 apoyos a dos semanas de cerrarse las votaciones. 

La Carrasca milenaria de Lecina tiene 16,26 metros de altura y 7 metros de diámetro y tiene su propia leyenda.
La Carrasca milenaria de Lecina tiene 16,26 metros de altura y 7 metros de diámetro y tiene su propia leyenda.
Ayuntamiento de Bárcabo

El concurso de Árbol Europeo del Año ha alcanzado ya el ecuador y la Carrasca Milenaria de Lecina, en Bárcabo, un pequeño municipio de la comarca de Sobrarbe, lidera por ahora la votación aunque con un estrecho margen sobre dos ejemplares de Italia y Rusia, mientras que los otros 11 árboles candidatos están a mucha más distancia. Las votaciones continúan abiertas hasta el próximo 28 de febrero a través de la web https://www.treeoftheyear.org/spain y el ganador se anunciará el 27 de marzo.

La Carrasca de Lecina ha arrancado este lunes con 35.841 votos. En segundo lugar se sitúa el Plátano de Couringa (Italia) con 35.142 y completa el podio el Árbol sicomoro antiguo de la Federación Rusa con 33.133. Por detrás se sitúan el Tilo de San Juan Nepomuceno (Polonia) con 20.758; El superviviente de los cuatro troncos (Bélgica) con 18.627; el Plátano de Rossio (Portugal) con 18.281; El antiguo árbol madre (Países Bajos) con 16.494; el Roble antiguo de Drnava (Eslovaquia) con 16.201; El árbol de chocolate de nuestros recuerdos (Croacia) con 15.030; La vieja morera (Bulgaria) con 14.989; El árbol superviviente (Reino Unido) con 14.911; El árbol de Judas en la colina de la iglesia de Mélykút (Hungría) con 14.805; el Manzano cerca de Lidmans (República Checa) con 14.723; y El Pouplie (Francia) con 14.707

Cada persona solo puede votar una vez a través de su correo electrónico y debe seleccionar dos de los 14 árboles candidatos. En la última semana (del 22 al 28 de febrero) la votación será secreta y no se podrán conocer los resultados actualizados. 

Además, se ha habilitado una web, www.lacarascadelecina.com, donde se está dinamizando la candidatura con diferentes acciones para divulgar la importancia de reconocer y apoyar a este emblema de Huesca la Magia de la Naturaleza. Así, por ejemplo, más de 20.000 escolares de Primaria de toda la provincia están mostrando su apoyo gracias a un concurso de dibujo. También ha  recopilado vídeos de apoyo de personas relevantes de diferentes ámbitos. 

Para encarar la recta final, los vecinos de Bárcabo se han puesto por primera vez delante de las cámaras junto a la encina y al humorista Alfonso Palomares, conocido principalmente por Oregón Televisión, para animar a darlo todo con mucho humor. “Si votas por la encina de Lecina, te cambiará la vida”, apunta Palomares en el divertido vídeo, en el que incluso improvisan una canción pegadiza y su respectivo baile o la pasión y fuerza de la sana competitividad con el conocido grito del tenista Rafa Nadal, y en el que también se apela al orgullo patrio y a la sensibilidad y al amor por la naturaleza que está en la esencia de este concurso europeo.

Esta antigua y milenaria Carrasca de Lecina es un auténtico tesoro natural. En su día se salvó del carboneo intensivo tan común en esa zona gracias a la familia Carruesco. Muchas de sus compañeras no tuvieron la misma suerte que ella y, como si de un homenaje a sus hermanas se tratara, ha aguantado solemne hasta el día de hoy consiguiendo una altura de 16,5 metros. El diámetro de su copa es de 28 metros con una superficie de 615 metros cuadrados.

Muy querida por todos los vecinos de Lecina, cuentan que en los duros inviernos producía hasta 600 kilos de bellotas que alimentaban durante meses a sus ovejas, llamada por eso La Castañera. Se celebran bodas bajo su copa y se han sellado pactos bajos sus hojas. Nombrada Árbol Singular de Aragón, Árbol del Año en España y ahora candidata a Árbol Europeo.

A la Carrasca de Lecina le acompaña la leyenda de 'El árbol de las brujas'. Según esta, en los tiempos en los que las brujas poblaban la Sierra de Guara, bailaban y celebraban alrededor de la carrasca. Mil años después, sigue siendo la unión con las personas la causa de que continúe en pie en este pequeño pueblo del Alto Aragón de 13 habitantes. "Los vecinos la elegían y siguen haciéndolo para sus celebraciones, muy cerca de las casas. Sorprende porque siendo un árbol tan antiguo, está tan vivo; el secreto seguramente serán los cuidados y compañía de los vecinos de Lecina y de aquellas brujas", explican.

Etiquetas
Comentarios