Despliega el menú
Huesca

huesca

Una caravana de vehículos recorre 150 km para pedir la reapertura de la movilidad ante la "insostenible" situación del Pirineo

Los participantes, escoltados por la Guardia Civil, han partido desde Barbastro circulando de forma ralentizada por la autovía para pasar por Huesca y llegar hasta Gurrea, desde donde han regresado.

Un día más, empresarios, autónomos y trabajadores del Pirineo han unido sus voces para denunciar el "abandono" que están sufriendo los valles y reclamar el levantamiento de los confinamientos provinciales ante la "insostenible" situación que están viviendo muchas familias "porque hay gente que no tiene para encender la calefacción ni para comer tres veces al día y eso no es de recibo", como ha denunciado Ainhoa Lozano. Esta autónoma, camarera y madre de dos hijos ha participado en la caravana reivindicativa que ha recorrido este miércoles 150 kilómetros y a la que se han sumado decenas de vehículos procedentes de los valles de Aragón, Tena o Benasque y de la comarca de Sobrarbe. 

La marcha, convocada a través de redes sociales, ha partido a las 9.00 desde Barbastro. En el aparcamiento del área 62, junto al monasterio del Pueyo, se ha concentrado una centenar de personas. Además de turismos había camiones de proveedores portando carteles con lemas como 'SOS, sin ingresos no hay impuestos', 'Los valles unidos no serán vencidos' y 'SOS, ayudas directas'. Allí han leído un breve manifiesto denunciando que la situación del sector "ha superado todos los límites" y pidiendo "unidad para defender la riqueza que tienen nuestros valles y Aragón".

De allí se han dirigido por la autovía A-22 a Huesca, donde se han sumado vehículos procedentes de los valles de Aragón y Tena principalmente para seguir por la A-23 hasta Gurrea de Gállego, en el límite provincial, donde han vuelto a sacar una gran pancarta con el lema 'Políticos. El Pirineo necesita trabajar ¡ya!'. Tras ello se han dado la vuelta. Durante todo el recorrido han estado escoltados por patrullas de la Guardia Civil formando distintos grupos para que la velocidad ralentizada a la que han circulado no ocasionara problemas de seguridad para el tráfico. Algunos de los participantes han llevado luego sus protestas a las puertas de la Diputación Provincia de Huesca con una ruidosa cacerolada.

Entre los concentrados en Barbastro, Benito, un hostelero del valle de Benasque, ha pedido al presidente de Aragón, Javier Lambán, que se siente en una mesa a negociar. "Están los proveedores, viajantes, trabajadores de la estación de esquí del entorno del valle...", ha dicho, y ha pedido a la gente "salir a la calle cuando se convoquen caceroladas porque estamos ahora mismo en un punto que Aragón esto no lo puede sujetar más"

También desde el valle de Benasque ha llegado Ainhoa Lozano, quien se ha quejado de que apliquen la misma normativa a las grandes ciudades y a los pequeños pueblos rurales "que no estamos en la misma situación". Ha advertido de que los valles del Pirineo son un territorio "muy delicado" que dependen totalmente del turismo y de las estaciones de esquí y que con su cierre en diciembre y enero -menos Astún- "hemos perdido la facturación de los dos meses más importantes de la temporada, que puede suponer entre un 60 y el 70% de la facturación, y mientras siguen los gastos de luz, teléfono, trabajadores...". 

Por ello, esta autónoma reclama que lleguen "cuanto antes" ayudas directas suficientes "porque si no muchos negocios nos veremos obligados al cierre" y que reabran la movilidad entre las provincias "para que dejen subir a los que tienen reserva de hotel o segunda residencia". Además, ha recalcado que los establecimientos han tomado medidas sanitarias para atender a sus clientes de forma segura, "que es lo primero que tenemos en mente". 

También ha querido estar presente en esta caravana reivindicativa Toño Cortijo, del Hotel El Privilegio de Tramacastilla de Tena. "Hay días que tenemos más gente trabajando que clientes alojados. Ellos lo aprovechan y lo disfrutan, pero cuando ves luego la facturación se te cae el mundo a los pies", ha subrayado. En su caso, actualmente están trabajando "los de casa" cuando en esta temporada tendrían cinco o seis personas más en plantilla "que son cinco o seis familias que tendrían un sueldo y cinco o seis cuotas más de Seguridad Social", ha recalcado, señalando que su hotel es pequeño "pero si lo vas multiplicando, esto es como un castillo de naipes porque en el Pirineo hay muchas pequeñas negocios familiares". En su caso, pide reabrir la movilidad dentro de la comunidad autónoma "porque al menos nos daría un poco de aire y si además abriéramos la estación de esquí, que incentiva a que la gente venga, ya sería increíble".

Etiquetas
Comentarios