Despliega el menú
Huesca

El Pirineo se despierta con dos carreteras cortadas y 30 tramos afectados por la nieve

El paso fronterizo del Portalet se ha cerrado al tráfico por la caída de avalanchas en la parte francesa y en algunas localidades se ha llegado a acumular medio metro de nieve.

La carretera de acceso al paso fronterizo del Portalet.
La carretera de acceso al paso fronterizo del Portalet.
Espacio Portalet

El temporal del Atlántico que ha azotado la península en los últimos días comienza a alejarse, pero en sus últimos coletazos ha dejado una importante nevada en los Pirineos. Las comarcas del norte de Aragón han amanecido otro día con numerosas incidencias en la red viaria, y también se ha registrado alguna en la provincia de Teruel. Y es que durante la noche ha caído una intensa nevada por encima de 800 metros.

La carretera RD-934, en la parte francesa del Portalet, se ha cerrado a las 8.30 por la abundancia de nieve y el fuerte riesgo de avalanchas, y este paso fronterizo está intransitable. El martes por la tarde también se prohibió el paso en el acceso al balneario de Panticosa debido al peligro de aludes. 

Además, es obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno, con prohibición de circular a camiones y autobuses, en numerosas carreteras de la red principal y secundaria de las cuatro comarcas del Pirineo. En Sobrarbe, la nevada dificulta la circulación en distintas vías de Plan, Fiscal, Torla y Broto. En el Alto Gállego las afecciones se producen desde Sabiñánigo hasta la frontera, y en la Jacetania, desde Jaca hasta Puente la Reina, así como en localidades más al norte como Canfranc, Jasa, Santa Cruz de la Serós o Ansó

Por último, en la Ribagorza, los conductores tienen restricciones en Benasque, Sahún y Campo. Prácticamente ninguna vía se ha librado de los problemas e incluso ha sido necesario poner las cadenas en la autovía A-21, en Puente la Reina, y A-23, en Sabiñánigo. 

La provincia de Teruel tampoco no se ha librado de los problemas para circular por el mal tiempo. En Orihuela del Tremedal se advierte de hielo en la calzada en la A-1511.  

La nieve ha llegado con temperaturas muy bajas, como los -10 grados de la estación meteorológica de Cerler-Cogulla, o los -7 de Torla. Benasque ha amanecido con -6 grados en los termómetros.

Aumenta el riesgo de aludes

La alerta por nevadas concluía este miércoles, pero se ha vuelto a activar para el día de Nochevieja con aviso amarillo en el Pirineo oscense y el centro de Huesca a partir de las 12.00 y hasta el final de la jornada. Se esperan precipitaciones, débiles y ocasionales, con la cota de nieve a 700-900 m en el Pirineo occidental y 800-1000 m en el oriental. 

El aumento de la capa de nieve ha incrementado el peligro de aludes. En las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, donde más incidencia ha tenido el temporal Bella, el riesgo es notable (3 sobre 5) por debajo de 2.100 m y evolucionando a fuerte (4) en cotas más altas. En el caso del Sobrarbe y la Ribagorza oscila entre limitado (2), por debajo de 2.000 metros, y notable (3), por encima.  

La sucesión de nevadas de los últimos días había dejado hasta este miércoles entre 20-30 cm de nieve nueva en las dos primeras comarcas, engrosando el manto hasta superar los 50-60 cm de forma generalizada, e incluso con un metro de espesor en algunos puntos de observación de la Aemet. Y a esas mediciones hay que sumar la nieve caída en las últimas horas. En localidades como Canfranc se ha llegado a acumular hasta medio metro y en refugios como el de los Ibones de Bachimaña han caído en dos jornadas, 80 cm. 

    

Etiquetas
Comentarios