Despliega el menú
Huesca

Huesca

Adjudicadas las obras del castillo de Montearagón a una empresa de Huesca

Tras el parón por el estado de alarma, los trabajos para la consolidación de la fortaleza románica de Quicena se han encargado a Damarim S.L, por 1,1 millones de euros. El plazo para su ejecución es de 14 meses. ​

Una de las paredes del recinto que configura el castillo de Montearagón.
Una de las paredes del recinto que configura el castillo de Montearagón.
Rafael Gobantes

Los trabajos de consolidación y rehabilitación del castillo de Montearagón, ubicado en la localidad altaragonesa de Quicena, a pocos kilómetros de Huesca, se han adjudicado por 1,1 millones de euros (con impuestos). La oferta de la empresa Damarim S.L, con sede en Almudévar, ha sido la elegida entre las presentadas al concurso, con un precio de partida de 1,5 millones (con IVA). El plazo de ejecución de esta esperada intervención es de 14 meses. 

Las obras salieron a concurso a principios de marzo, pero la licitación quedó interrumpida por el estado de alarma decretado debido a la pandemia. Cuando este decayó se retomó el procedimiento, cuyo resultado se ha hecho público este martes. La oferta de Damarim S. L. ha sido "la mejor para la administración". 

La fortaleza está declarada como BIC (Bien de Interés Cultural) desde 1931 y es propiedad del Ministerio de Cultura y Deportes. El inmueble fue construido por el rey Sancho Ramírez en el siglo XI para la conquista de Huesca. También fue abadía y del esplendor que tuvo durante siglos quedan el retablo mayor del templo, que está en el Museo Diocesano de la capital oscense, y el sepulcro del rey Alfonso I el Batallador, que puede verse en una de las capillas del claustro de San Pedro el Viejo.

La intervención que va a acometerse tiene como objetivo garantizar la supervivencia del castillo, alterando lo menos posible su imagen romántica, manteniendo su estabilidad y frenando su proceso de degradación. Asimismo, los trabajos licitados recobrarán o mantendrán los valores actuales de la fortaleza, que están deteriorados y ocultos por los rellenos de escombros con los que, a lo largo de los años, se trato de impedir su deterioro. Además, estas obras posibilitarán que el recinto pueda visitarse "con las limitaciones necesarias".

El proyecto ahora adjudicado comenzó a prepararse hace casi 10 años. A la demora ha contribuido también la necesidad de incluir la limpieza de las pintadas que aparecieron en muros y paredes en abril de 2019, cuyos autores, menores, fueron condenados a pagar 1.500 euros.

Etiquetas
Comentarios