Despliega el menú
Huesca

Huesca 

Licitadas por 1,5 millones las obras del castillo de Montearagón en Quicena

Son trabajos de consolidación y restauración de la fortaleza románica para impedir la degradación de lo que queda del recinto, declarado BIC en 1931. 

Uno de los muros del castillo de Montearagón.
Uno de los muros del castillo de Montearagón.
Rafael Gobantes

Las esperadas obras de consolidación y restauración del castillo de Montearagón, en Quicena, han salido a concurso. La intervención se ha licitado por 1,5 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses.  La fortaleza está declarada como BIC (Bien de Interés Cultural) desde 1931 y es propiedad del Ministerio de Cultura y Deportes. El inmueble fue construido por el rey Sancho Ramírez en el siglo XI para la conquista de Huesca. También fue abadía y del esplendor que tuvo durante siglos quedan el retablo mayor del templo, que está en el Museo Diocesano de la capital oscense, y el sepulcro del rey Alfonso I el Batallador, que puede verse en una de las capillas del claustro de San Pedro el Viejo.

La intervención que va a acometerse ahora tiene como objetivo garantizar la supervivencia del castillo, alterando lo menos posible su imagen romántica, manteniendo su estabilidad y frenando su proceso de degradación.  Asimismo, los trabajos licitados recobrarán o mantendrán los valores actuales de la fortaleza, que están deteriorados y ocultos por los rellenos de escombros con los que, a lo largo de los años, se trato de impedir su deterioro. Además, estas obras posibilitarán que el recinto pueda visitarse "con las limitaciones necesarias". 

El proyecto cuyos trabajos se acaban de licitar comenzó a prepararse hace nueve años. A la demora ha contribuido también la necesidad de incluir la limpieza de las pintadas que aparecieron en muros y paredes en abril de 2019. El Ministerio de Cultura y Deportes reclama a los menores identificados como autores de las mimas 15.000 euros, cantidad en la que se han valorado los daños producidos en los sillares con los grafitos. Esta acción está pendiente de sentencia.   

Este castillo es una de las fortalezas más intervenidas de Aragón a partir de la segunda mitad del siglo XIX y, especialmente, en los últimos 20 años del siglo XX. El presidente de la Asociación Amigos del Castillo de Montearagón, Antonio Turmo, ha explicado que las nuevas obras solucionarán los problemas de estabilidad del cerro y del monumento: «Hay zonas del castillo con una altura equivalente a dos pisos bajo tierra y esos materiales empujan los muros». Además, se limpiarán las zonas de desagüe que ahora está anuladas. Según ha dicho, propondrán a los arquitectos autores del proyecto que ofrezcan una o dos conferencias para explicar qué se va a hacer y por qué. 

Etiquetas
Comentarios