Despliega el menú
Huesca

Huesca

Cultura reclama 15.000 euros a los menores por las pintadas de Montearagón

Celebrado el juicio por los actos vandálicos descubiertos hace casi un año en varios muros de la fortaleza románica, monumento nacional desde 1931. 

Las pintadas se eliminarán cuando se acometa la consolidación del castillo.
Las pintadas se eliminarán cuando se acometa la consolidación del castillo.
Rafael Gobantes

Las pintadas realizadas hace casi un año en varios muros del castillo de Montearagón continúan bien visibles sobre las piedras de la fortaleza románica ubicada en Quicena, a unos pocos kilómetros de Huesca. Este lunes se ha celebrado el juicio contra los dos menores identificados como presuntos autores de este acto vandálico. El Ministerio de Cultura y Deportes, propietario del monumento, les reclama 15.000 euros, cantidad en la que se han valorado los daños producidos en los sillares con los grafitos. Estos se eliminarán cuando se acometan las obra de consolidación del recinto, que están a punto de licitarse. 

Las pintadas en el castillo de Montearagón, monumento nacional desde 1931, se descubrieron en abril de 2019. Fue un acto vandálico que indignó a los vecinos e historiadores y que precisa de un complicado y costoso sistema para eliminar la pintura de las piedras, en muchos casos sillares del siglo XI. Además, se hallaron grafitos similares en varias edificaciones particulares de Quicena y en el exterior del Ayuntamiento de la localidad. Tras la denuncia, la Guardia Civil puso los resultados de la investigación a disposición de la Fiscalía de Menores de Huesca.  

Este lunes se ha celebrado el juicio. Además de los menores, ha prestado declaración como testigo el alcalde de Quicena, Javier Belenguer. Hace casi dos años  y medio que el Ministerio de Cultura encomendó al Ayuntamiento de esta localidad el mantenimiento, vigilancia y promoción del castillo de Montearagón para dar un impulso al monumento. Cuando se descubrieron las pintadas, el presidente de la corporación lo puso en conocimiento de los responsables ministeriales. 

Según las indicaciones recibidas, el alcalde denunció los hechos y, finalizada la investigación por parte de la Guardia Civil, se puso a disposición de la Fiscalía de Menores.  Además, gestionó la valoración de los daños causados por la pintura en la fortaleza. Belenguer ha estado acompañado en su declaración por el abogado del Estado Alberto Alonso. 

La sentencia determinará si los menores identificados como supuestos autores deben afrontar el pago de las pintadas y en qué medida. 

Etiquetas
Comentarios