Despliega el menú
Huesca

Patrimonio 

Patrimonio limpiará las pintadas de Montearagón durante las obras de restauración

El castillo es propiedad del Ministerio de Cultura, que analiza el material con el cual se hicieron los grafitos que, supuestamente, realizaron tres menores ya identificados. 

Una de las pintadas realizas en los muros del castillo de Montearagón.
Una de las pintadas realizas en los muros del castillo de Montearagón.
Rafael Gobantes

El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), propietario del castillo de Montearagón, ha garantizado la eliminación de las pintadas aparecidas a principios de abril en los muros de esta fortaleza románica, situada en el municipio de Quicena. No obstante, no ha concretado cuándo acometerá la limpieza de los grafitis porque esta se llevará a cabo durante las obras de consolidación y rehabilitación del recinto, cuyo coste se estima en 1,3 millones de euros y que no se han licitado.

Fuentes del IPCE, que depende del Ministerio de Cultura y Deportes, han señalado que todavía no se ha establecido el calendario de la intervención. No obstante, han explicado que en estos momentos se está analizando el material con el que se realizaron las pintadas. Al mismo tiempo, se evalúan cuáles pueden ser las técnicas más adecuadas para su eliminación.

Desde el Instituto de Patrimonio Cultural también han indicado que los técnicos estudian qué fase de las obras será la más idónea para llevar a cabo esta limpieza. La principal dificultad está en las características de la piedra del castillo, que es arenisca y, por tanto, muy porosa.

Ignacio Mustienes, director de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, ubicada en Huesca destaca que el castillo de Montearagón "no es un monumento cualquiera". "Fue uno de los panteones reales de Aragón, ya que ahí se enterró a Sancho Ramírez en 1096, cuando murió, y Alfonso I el Batallador", apostilla.

Mustienes ha explicado que la limpieza de estas pintadas será "difícil" porque, aparte de que son más extensas en dimensiones están hechas con espray, que habrá profundizado en las rocas. "Se pueden emplear varios métodos, pero lo típico de frotar con un disolvente está descartado porque se extendería más la mancha y eso supondría agravar el problema", afirma.

Tres menores

Como supuestos autores de las pintadas se identificó hace unos días a tres menores. Los grafitos, además de en el monumento, BIC, desde 1931, se hallaron en varias edificaciones particulares de Quicena. La Guardia Civil puso los resultados de la investigación a disposición de la Fiscalía de Menores de Huesca.

Etiquetas
Comentarios