Despliega el menú
Huesca

huesca

El brote del centro de la Cruz Blanca en Huesca suma 2 nuevos positivos y ya son 9

Hay seis residentes y tres trabajadores contagiados, aunque ninguno de ellos ha desarrollado síntomas graves. Once usuarios han sido trasladados a la residencia para negativos de Gea de Albarracín.

Imagen de la residencia de la Cruz Blanca en Huesca, ubicada en la calle Calatayud.
Imagen de la residencia de la Cruz Blanca en Huesca, ubicada en la calle Calatayud.
Rafael Gobantes

El brote de coronavirus detectado la semana pasada en la Casa Familiar San Lorenzo de Huesca, gestionada por Cruz Blanca, donde atienden a personas con discapacidades físicas y mentales, ha registrado dos nuevos positivos con lo que ya suma un total de nueve (seis residentes y tres trabajadores). Pese a ello, parece que la situación está controlada ya que de momento no se ha tenido que realizar ningún traslado al hospital ya que los afectados no han desarrollado síntomas graves.  

Según han informado este martes desde el centro, de los 76 residentes, 68 han dado negativo; seis han resultado positivos; hay otro que ha empezado a desarrollar algunos síntomas compatibles con la enfermedad y está pendiente de pruebas; y hay dos más esperando los resultados de la PCR. Dos de los internos han tenido que ser hospitalizados en los últimos días pero por causas distintas a la covid.

Además, 11 de los usuarios han sido trasladado a la residencia de Gea de Albarracín para negativos covid con el objetivo de evitar un confinamiento en sus habitaciones y minimizar en lo posible la afección a su calidad de vida permitiéndoles que sigan haciendo tareas habituales.

En cuanto a la plantilla, se han realizado pruebas a los 33 trabajadores y solo tres de ellos han arrojado resultados positivos. Otros tres hermanos de la Cruz Blanca se han sometido igualmente a PCR y todos ellos han dado negativo

El primer positivo se detectó el pasado miércoles 7 de octubre y a partir de allí se generalizaron las pruebas a los 76 internos, los 33 trabajadores y los tres religiosos de la congregación que gestiona la residencia. El centro activó el plan de contingencia decretando su cierre y el aislamiento de todos los usuarios en sus habitaciones.

Este es uno de los brotes que ha contribuido a que los positivos por coronavirus se hayan  disparado en el último mes en la ciudad de Huesca obligando al Gobierno de Aragón a decretar el retroceso a la fase 2 estricta. Y es que de los 1.721 contagios registrados en la capital oscense desde que surgió la pandemia en marzo, 713 se han producido entre el 12 de septiembre y el 12 de octubre, según los datos oficiales del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, lo que supone un 41,4% del total.

Etiquetas
Comentarios