Despliega el menú
Huesca

Hoya de Huesca

La masiva afluencia de turistas y vehículos hacia los Mallos colapsa el acceso a Riglos

Alrededor de 700 caravanas y coches han tenido que darse  la vuelta este sábado porque era imposible aparcar en el entorno de las espectaculares formaciones rocosas. 

Hace solo unos días que el Ayuntamiento de Las Peñas de Riglos alertó de la masificación turística en el entorno de los Mallos, pero lo que está ocurriendo este fin de semana desborda todas las previsiones y, en particular, la capacidad del municipio de absorber la cantidad de vehículos que llegan a la zona y que pretenden acceder hasta la población más próxima a las espectaculares formaciones rocosas.

El alcalde, Juan Torralba, ha activado este domingo por la mañana a los voluntarios del Servicio de Protección Civil para que ayudaran a regular la llegada de coches y caravanas. Él mismo ha realizado un cartel que ha colocado delante de una valla situada a un kilómetro de la entrada deRiglos avisando de que las dos zonas de aparcamiento, con capacidad para unos 200 vehículos estaban completas.

Ante la imposibilidad de estacionar en la localidad, decenas de conductores han optado, como viene siendo habitual, por aparcar a ambos lados de la carretera que va desdeConcilio, en el desvío de la A-132, hasta Riglos, al pie de los Mallos. A lo largo de estos 8 kilómetros se veían ayer vehículos que no solo ocupan parte de la calzada sino también caminos de entrada a campos y fincas. "Yo he echado para atrás a coches que venían de Francia, Pamplona, Valencia, Madrid ... porque no quedaba ni un hueco y el pueblo estaba colapsado", ha comentado Oscar Puente, presidente de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de laHoya de Huesca.

El alcalde de Riglos ha indicado que la situación se repite desde hace varios fines de semana, "pero este puente, festivo en toda España, nos ha desbordado, porque somos un pueblo de 60 habitantes". Según ha dicho, durante la mañana se contó con la Guardia Civil para regular el tráfico y después, con los voluntarios. "Hemos tenido que poner un barrera y echar para atrás a unos 700 vehículos", ha comentado. Durante dos horas, a través de los radiotransmisores, se ha ido dando paso según se vaciaba alguna plaza en los aparcamientos del pueblo, "pero después lo hemos dejado estar". 

Torralba ha explicado que se está en negociaciones con el propietario de un terreno para adquirirlo y habilitar allí un aparcamiento. El alcalde ha mostrado su asombro por la proliferación de autocaravanas, "que incluso vemos aparcadas en los campos de alrededor". La atracción que ejercen los Mallos de Riglos sobre los escaladores ha existido siempre, pero tras el confinamiento por la pandemia se ha incrementado. "Esta mañana había alrededor de 170 personas escalando y cuatro cordadas simultáneas", ha apuntado el primer edil.

Además de en Riglos, la afluencia de turistas y vehículos también fue ayer grande en poblaciones cercanas a los Mallos como Murillo de Gállego y en otras localidad de la comarca.   

Etiquetas
Comentarios