Despliega el menú
Huesca

Veinte institutos de Aragón imparten de forma presencial todas sus clases y otros se sumarán en breve

Educación autorizó la medida ya desde principio de curso en centros rurales con pocos alumnos.

La directora de Grañén, Susana Paúles, muestra el kit contra el covid que tiene cada alumno.
La directora de Grañén, Susana Paúles, muestra el kit contra el covid que tiene cada alumno.
Patricia Puértolas

Estudiantes de unos pocos institutos de Aragón acuden cada día con normalidad a todas las clases del curso de forma presencial, una situación que es ahora mismo anormal en la mayor parte de los centros educativos españoles. Es el caso de Grañén, uno de los 20 que disfruta ya de este privilegio en la Comunidad, y a los que la próxima semana se sumarán otros 19, según anunció el consejero de Educación, Felipe Faci, el viernes en las Cortes.

"Los centros rurales tienen cosas malas y buenas: no podemos ofrecer enseñanza bilingüe pero sí tenemos todas las clases presenciales", comenta Susana Paúles, directora del instituto de Grañén. La lista la integran cinco en la provincia de Huesca (Almudévar, Ayerbe, Benasque, Grañén y Castejón de Sos), seis en Teruel (Albarracín, Alcorisa, Calanda, Cantavieja, Híjar y Monreal del Campo) y nueve en Zaragoza (Belchite, Bujaraloz, Cadrete, Daroca, Gallur, Mallén, Mequinenza, Sádaba y Sástago). El Departamento de Educación recuerda que la orden del 27 de agosto ya recogía que esta medida se podía aplicar en centros rurales con bajo índice de alumnado y, por tanto, con una menor circulación por sus instalaciones.

En Grañén se les dio esa posibilidad ya a principios de curso, facilitando ampliar el cupo de profesores, con contratos de más horas en aquellos que no fuesen completos, para poder desdoblar las clases con una ratio superior a 22 alumnos. "Las familias están muy contentas", asegura la directora, entre otras cosas porque favorece la conciliación. Cada uno de los 96 alumnos disponen de un kit anticovid en su pupitre con agua, gel, pañuelos de papel y mascarilla de repuesto.

Otro caso es el de Castejón de Sos, con 180 alumnos repartidos en ocho grupos de ESO y tres de bachillerato. María Argachal, que se estrena este complicado curso 2020-2021 en la dirección, confirma que Educación planteó una serie de condiciones para que pudieran impartir todas sus clases, "y nosotros las cumplíamos, por lo que solicitamos esta posibilidad y no tuvimos mayor problema". Entre estos requisitos destaca que estuviera en un entorno rural, proviniese de una sección antigua, tuviera disponibilidad de espacios adecuados para garantizar las medidas de prevención sanitaria, que no sobrepasara un número máximo de alumnos por aula y se contara con el compromiso firme de toda la comunidad educativa en este empeño. Profesores, padres y alumnos "lo están llevando muy bien", aseguran desde el centro.

La presidenta de la Asociación de Directores y Directoras de Institutos de Educación Secundaria de Aragón, Eva Bajén, recalca lo positivo de esta medida, pero reconoce que no se podrá extrapolar a todos los centros, puesto que no cuentan con espacios para garantizar toda la asistencia y seguir manteniendo la distancia social.

Etiquetas
Comentarios