Despliega el menú
Huesca

El valle de Benasque se prepara para dos meses difíciles con el cierre de la N-260 por obras

La carretera se cortará entre Campo y Seira a partir del 1 de octubre y hasta el 30 de noviembre. Los alcaldes esperan minimizar las repercusiones y el sector turístico, que no se cierre en primavera.

Las máquinas llevan ya un año trabajando en el tramo entre Campo y Seira para ampliar la anchura de la calzada.
Las máquinas llevan ya un año trabajando en el tramo entre Campo y Seira para ampliar la anchura de la calzada.
Rafael Gobantes

"Es un mal necesario para agilizar las obras". Así valora Eusebio Echart, vicepresidente de la Comarca de la Ribagorza y alcalde de Campo el corte total de la N-260, entre esta localidad y Seira durante los dos próximos meses, del 1 de octubre al 30 de noviembre, con excepción de los puentes festivos del Pilar y Todos los Santos. El objetivo de esta drástica medida es avanzar en la reivindicada reforma hasta el congosto del Ventamillo, con un coste de 35,7 millones de euros. Los trabajos arrancaron hace un año y quedan todavía dos más.

La carretera discurre durante buena parte del trazado encajonada entre el farallón rocoso excavado por el río Ésera, lo que hace que la actual plataforma de la vía –muy estrecha de por sí- dificulte la retirada de escombros de las voladuras. Como recuerda Echart, ya ha habido en las últimas semanas algunos días con cortes parciales de más de dos horas "y somos conscientes de que si no se corta totalmente la circulación, permitiendo dar agilidad a las obras, van a durar muchos años".

El corte de la N-260 llega en un momento en el que la afección a la economía comarcal no va a ser tan grave como en otras fechas de mayor incidencia turística. Aun así, en Campo reconocen que es una incógnita la incidencia real en el pueblo, "que es un nudo de comunicaciones y una zona de paso que se va a ver afectada", aunque son los meses con menos movimiento.

Tampoco son capaces en Castejón de Sos de hacer una valoración de las consecuencias económicas, señala su alcalde, José Manuel Abad. No obstante, el sentimiento generalizado de los vecinos es que hay que dar "un margen de confianza" a la empresa "para que intente avanzar".

"No iba a ser gratis"

Aun así, el corte no deja de generar inquietud por el notable incremento de tiempos y kilómetros de los desplazamientos ante las escasas vías alternativas, aunque por suerte, el transporte escolar no se va a ver afectado. "Bajar a Graus y a Barbastro nos va a suponer una hora y media más de tiempo, que puede ser incluso más si la circulación por la A-1605 es densa", sostiene Abad quien, no obstante, reconoce que las obras son "una reivindicación histórica y gratis no iban a salir".

Los trabajos implican un gran movimiento de tierras.
Los trabajos implican un gran movimiento de tierras.
Rafael Gobantes

"Quiero pensar que el corte puede afectar menos de lo que creemos porque la gente que quiere venir ya lo va a tener en cuenta y asumirá los inconvenientes", dice. Cree que la llegada del turismo catalán, mayoritario en la zona, se verá menos condicionada, pues buena parte de los visitantes accederán desde la N-230 y la N-260.

Dónde sí se va a notar el largo rodeo para salir del valle de Benasque es en la atención sanitaria en el hospital de referencia –Barbastro- y en la realización de trámites burocráticos. Ello pese al anuncio de la subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar, de que intentarán adaptar los horarios en las citaciones.

Por ello, todos los alcaldes se muestra concluyentes sobre la necesidad de contar con refuerzos técnicos y humanos. Es el caso de Daniel Larramona, alcalde de Seira, cuyos vecinos tienen que dar un mayor rodeo para salir del valle. "Ya demandamos que trajeran una UVI móvil permanente a Castejón estos dos meses para atender las urgencias porque, si no, iremos mal", avisa. Y coincide en que el corte previsto "es imprescindible para agilizar la obra".

Tampoco disiente el alcalde benasqués, Ignacio Abadías, reconociendo que "en el valle se entiende perfectamente la decisión, además en dos meses en que la afluencia turística es baja y en la que, tras el Pilar, muchos establecimientos aprovechan para cerrar y preparar la temporada de nieve".

Más gastos para Aguas de Veri

No ocurrirá lo mismo con el transporte pesado, afirma José Roberto, responsable de la embotelladora Agua de Veri, cuya flota de camiones abastece un mercado cada vez más amplio en toda España. El cierre les obligará a dar un largo rodeo hasta la N-230 "lo que va a encarecer el transporte por el gasto de combustible, y no solo por el mayor número de kilómetros sino porque no es lo mismo ir cargados carretera abajo que tener que remontar dos puertos de montaña; y por la mayor duración de los desplazamientos que nos harán perder algunos viajes". Pese a todo, considera "bienvenidos" estos arreglos, "que llevamos pidiendo tantos años", y apunta que la empresa está aumentando en las últimas semanas el stock en sus almacenes reguladores para cubrir posibles contingencias.

La carretera discurre en su mayor parte encajonada, lo que hace difícil realizar voladuras y retirar el escombro sin cortarla al tráfico.
La carretera discurre en su mayor parte encajonada, lo que hace difícil realizar voladuras y retirar el escombro sin cortarla al tráfico.
Rafael Gobantes

Por su parte, el presidente de los empresarios benasqueses, José María Ciria, apuesta por aprovechar estos dos meses para potenciar el destino turístico en toda la comarca ribagorzana. Tampoco a él le ha pillado por sorpresa el cierre de la carretera, ya que entiende que "se sabía" que se iba a producir por las características del terreno donde se están llevando a cabo. "Si después de 100 años reivindicando la carretera, vamos ahora a quejarnos…", comenta expresivamente.

En Benasque, noviembre suele ser el mes más flojo del año. "Lo que hay que intentar –recalca- es que se avance ahora lo máximo posible en las voladuras, que se trabaje los siete días a la semana y no sea necesario cerrar en primavera y, bajo ningún concepto, en junio, que es un mes fundamental para nosotros".

El refuerzo sanitario para las emergencias

El cierre de la carretera plantea un problema para la atención sanitaria de emergencia al alargar el recorrido hasta los hospitales. Para intentar paliarlo, Benasque mantendrá la ambulancia convencional durante el tiempo de duración de las obras del congosto, un transporte que solo se pone en el valle en periodo estival y vacacional. Así, permitirá reforzar el vehículo de Soporte Vital Básico de Castejón de Sos, que si tiene que desplazarse tardará más de lo normal, indicaron desde la consejería de Sanidad.

Los pacientes se podrán beneficiar además del convenio de atención urgente entre Aragón y Cataluña. El 061 puede derivar a los hospitales de esa Comunidad, según la necesidad, y viceversa y hay un helicóptero disponible en la localidad de Tremp. El alcalde de Benasque ve muy positiva la opción de ir al hospital de Viella, más cercano que Barbastro cuando cierre la carretera.

Posibles recortes en el autobús a Huesca

En cuanto al transporte de viajeros, la compañía Alosa, del grupo Avanza, estudia posibles recortes en la línea regular Benasque-Huesca (con prolongación hasta Zaragoza), con dos servicios al día por sentido, debido al elevado incremento de costes que conlleva el rodeo que van a tener que dar a través del Eje del Isábena por el cierre de la N-260. Tras las pruebas realizadas con varios tipos de vehículos, lo cifran en una hora.

La actuación principal afecta a una tramo de 12 kilómetros.
La actuación principal afecta a una tramo de 12 kilómetros.
Rafael Gobantes

La empresa ha mantenido conversaciones con el Ministerio de Transportes -responsable de la concesión- y, de momento, la idea que se baraja es mantener la expedición que sale de Benasque a las 6.30 y la que parte de Huesca a las 16.15 asumiendo el desfase horario. Sin embargo, los otros dos servicios se quedarían en Campo, ya que no da tiempo de que el mismo autobús llegue a Benasque y salga de nuevo garantizando el resto de enlaces de la línea. Este lunes se cerrarán los detalles en una nueva reunión.

12 km de una carretera de montaña

En total, las obras afectan a un tramo de 12 km, en los términos municipales de Seira y Campo. Se trata de una carretera de montaña que discurre por un espacio natural de elevado interés ambiental. Los trabajos se desarrollan en tres puntos. Por un lado, está la rehabilitación del firme entre los p.k. 388,1 y 391,600, tramo correspondiente al congosto del Ventamillo, donde por razones ambientales se conservan el trazado y sección actual. La actuación principal consiste en el acondicionamiento de la N-260 entre los p.k. 391,6 y 404,15 (Seira-Campo) con la ampliación de la plataforma hasta una anchura de 8 metros eliminando cuellos de botella y curvas con visibilidad reducida. Incluye dos túneles de 265 m y 540 m con un impacto medioambiental "mínimo". Además, se adecuará la travesía de Seira en lo relativo a firmes, señalización, balizamiento y aceras.

Etiquetas
Comentarios