Despliega el menú
Huesca

huesca

Un mena de Huesca devuelve una cartera con 385 euros que estaba tirada en el suelo

La mujer del propietario del dinero, que regenta la panadería que provee al propio centro residencial donde viven estos menores extranjeros, le agradeció el gesto con una propina y unos dulces.

El menor marroquí de 16 años que devolvió la cartera con 360 euros, en la biblioteca del centro residencial Fueros.
El menor marroquí de 16 años que devolvió la cartera con 360 euros, en la biblioteca del centro residencial Fueros.
Fundación SAMU

Un joven marroquí de 16 años de edad que vive en el centro residencial Fueros de Huesca, gestionado por la fundación SAMU y donde están acogidos otros 12 menores extranjeros no acompañados (conocidos como 'menas'), ha dado todo un ejemplo al devolver una cartera que encontró tirada en el suelo con 385 euros en su interior y la documentación de su propietario. La Policía Nacional se la entregó a su mujer, que regenta la panadería que surte al propio servicio de menores y agradeció su honestidad con una propina y unos dulces. 

Tania Romojaro, subdirectora de este centro donde atienden a estos menores hasta que alcanzan los 18 años, ha relatado que los hechos ocurrieron este lunes por la tarde. El joven marroquí volvía del gimnasio corriendo para llegar a la hora de la cena a la residencia y de repente se encontró en la calle una cartera. Al abrirla, vio que había 385 euros dentro y la documentación de su dueño. La cogió y se la llevó al centro. "No quiso decirnos nada al principio porque creyó que pensaríamos que la había robado", afirma. 

Pero después de cenar, durante el rato de tiempo libre que disfrutan antes de irse a dormir y aun a riesgo de que le pusieran una falta por alejarse demasiado del centro (a esas horas tienen que quedarse ya en el entorno), fue a la Policía Nacional para entregar la cartera y regresó de nuevo rápidamente a la residencia. Y los funcionarios de la comisaría hicieron gestiones para devolvérsela a su propietario en su domicilio.

Nadie se enteró de nada hasta que al día siguiente llamó al centro preguntando por el chaval la dueña de la panadería que les surte. "Me preguntó por el chico y entonces me contó la historia", señala Tania Romojaro. La mujer quería agradecer el gesto en persona y le pidió que fuera a su negocio. Entonces, la subdirectora le mandó acompañado de un traductor "porque aunque habla español, quería que entendiera todo lo que le pudiera decir y que él también se pudiera explicar perfectamente".

El joven regresó "súper contento" por el agradecimiento, más allá de la propina y las palmeras con las que le obsequió la mujer. Y de hecho, le pidió a la subdirectora que le hiciera una foto para enviársela a su madre en Marruecos por el móvil. "Me ha dicho muy contento que está muy orgulloso de él", se congratula.

Este joven lleva casi un año en el centro residencial Fueros y Tania Romojaro asegura que se ha integrado muy bien. "Ha hecho amigos y es un chico muy sano que hace además mucho deporte", indica. El pasado curso estuvo en el instituto y en septiembre va a iniciar un ciclo de FP de mecánica

Desde el centro residencial valoran la importancia que ha tenido este gesto. Primero, de cara a la sociedad "porque estos chavales suelen salir siempre en los medios de comunicación por noticias negativas y esta es la prueba de que no todos son iguales", resalta la subdirectora, quien se pregunta: "¿Cualquier persona que se hubiera encontrado una cartera con 360 euros la hubiera devuelto?". 

Pero Tania Romojaro hace hincapié en que sobre todo es una gran lección para él y para el resto de sus compañeros. "Ha sido una gran tentación porque en Marruecos, 385 euros es muchísimo dinero y ha dado un ejemplo muy importante porque ya sabemos que a los adolescentes les vale más lo que les dice o lo que hace un un amigo que cualquier otra persona".

Etiquetas
Comentarios