Despliega el menú
Huesca

Defensa

El cuartel Castillejos llegará a tener bajo su mando desde Huesca a 18.000 militares

El Ejército de Tierra llevará a cabo una reorganización que lo convertirá en el único cuartel de división de España destinado a generar y adiestrar brigadas de combate. 

El Cuartel General de la División Castillejos ya está instalado en el acuartelamiento Sancho Ramírez de Huesca, con el general Fernando García González-Valerio al mando. Desde el 30 de junio, según los plazos marcados, ya dispone de capacidad operativa sobre las cuatro brigadas que integran la división: Aragón I; Rey Alfonso XIII, II de la Legión; Almogávares, VI de Paracaidistas y Galicia VII.

Estas unidades están desplegadas en distintas partes del país, junto con los efectivos del cuartel general y el Batallón de Cuartel General de la División Castillejos (ya en Huesca) y los del Batallón de Transmisiones II/1 (que llegará a finales de este año) así como los de varios regimientos, suman 12.600 militares.

No obstante, el Cuartel General Castillejos llegará a tener mando orgánico sobre casi 18.000 militares. González-Valerio ha recordado este jueves que la reestructuración del Ejército de Tierra, que será inminente, conlleva que el recién asentado en Huesca «sea el único cuartel general de División operativo del país orientado a misión». Esto supone que su cometido será la generación y adiestramiento de las brigadas de combate atribuidas a la OTAN y la Unión Europea.

Según ha indicado el general, "en un futuro llegaremos a tener bajo nuestra responsabilidad seis brigadas en lugar de cuatro y este será el cuartel general de división desplegable por excelencia del Ejército de Tierra". Este cambio solo supondrá un pequeño incremento en cuanto al número de efectivos en el Sancho Ramírez.

El cuartel de la División Castillejos, su batallón y el batallón de transmisiones suman 750 militares. Las dos primeras unidades llegadas desde Madrid cuentan con una plantilla de 150 personas, de las cuales 120 se han desplazado hasta Huesca. A finales de este año 2020, el Sancho Ramírez recibirá al batallón de Transmisiones, integrado por alrededor de 600 militares. Es previsible que algunos de ellos no se trasladen a Huesca. En cualquier caso, todas las vacantes que deje este personal saldrán ofertadas en dos convocatorias hasta finales de año. Gran parte de ellas se cubrirán en enero. 

El general de División González Valerio (nacido en Barbastro) ha destacado que se están cumpliendo los plazos del traslado "a pesar de los problemas que hemos tenido por el confinamiento, que han representado un retraso en las obras". Entre las instalaciones que todavía no están terminadas se encuentran los talleres de mantenimiento y los tinglados para los vehículos que, en su mayor parte llegarán con el batallón de Transmisiones. Ambos espacios se construyen en el suelo cedido por el Ayuntamiento de Huesca (8 ha) para ampliar el acuartelamiento. 

Guardería y alojamiento

También está en obras el centro de Educación Infantil, que empezará a funcionar en la primavera de 2021 con 40 plazas. "Estamos focalizados en tener unidades operativas y en cuidar al máximo de nuestro personal dentro de las capacidades económicas que tenemos", ha apuntado el general.

Al parecer, la guardería atenderá también la demanda del barrio en el caso de que no se complete la matrícula, ha indicado el teniente coronel Antonio Sánchez Navales, responsable de Comunicación del cuartel general. Según ha dicho, este servicio se ofrece para fomentar el traslado de las familias a la nueva plaza militar.

Sánchez Navales ha señalado que el personal que ya se ha trasladado a Huesca tiene "libertad de alojamiento". Ha recordado que en el cuartel hay dormitorios y viviendas, además de las 36 ubicadas fuera del recinto que pertenecen a Defensa. "Quienes lo prefieran pueden buscar piso en la ciudad o en sus alrededores, como ya sé que están haciendo", ha indicado.

Etiquetas
Comentarios