Despliega el menú
Huesca

Huesca

Defensa anuncia para junio el traslado del cuartel general de la División Castillejos

La página web del Ejército de Tierra informa de la fecha y las fases para abandonar la sede de Madrid e instalarse en el acuartelamiento Sancho Ramírez.

Recibimiento del secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, en el cuartel Sancho Ramírez
Recibimiento del secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, en el cuartel Sancho Ramírez
Pablo Segura

El Ministerio de Defensa ha confirmado y concretado las fechas en las cuales el Cuartel General de la División Castillejos abandonará su sede en Madrid y se  instalará en el acuartelamiento Sancho Ramírez de Huesca. Será en junio y el traslado se hará en dos fases, como anunció el Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), Francisco Javier Valera. 

La publicación de la mudanza en la página web del Ejército de Tierra, donde también se hace constar el buen ritmo de las obras de acondicionamiento del cuartel de la capital oscense, se ha recibido con satisfacción en la ciudad. Apenas quedan unos meses para que empiecen la llegada de alrededor de 700 militares a una plaza que desapareció del mapa de Defensa a final de 2016, cuando el Sancho Ramírez cerró. Un año después, la ministra de Defensa María Dolores de Cospedal anunció su reapertura con el triple de efectivos.

El cuartel general de la División Castillejos está ahora en las instalaciones del acuartelamiento Teniente Muñoz Castellanos, en Madrid, donde está ubicado desde sus orígenes, como Fuerza de Acción Rápida en 1992. El Ejército de Tierra prepara ya el traslado al acuartelamiento Sancho Ramírez, antigua sede de la extinta Jefatura de Tropas de Montaña, en Huesca. Al Cuartel General le acompañarán las unidades ubicadas en el mismo lugar: Batallón de Cuartel General y Batallón de Transmisiones II/1.

Las obras de mejora del acuartelamiento se están realizando conforme a los plazos previstos, por lo que el traslado se realizará en dos fases. En el primer semestre de 2020 (previsto durante el mes de junio) se trasladará el Cuartel General y el Batallón de Cuartel General de la División Castillejos, mientras que el Batallón de Transmisiones II/1 lo hará durante el segundo semestre del año.

El Ejército tiene previsto incluir estos movimientos en la norma general que regulará el proceso de las adaptaciones orgánicas para el año 2020, y así facilitar la continuidad en el ejercicio del mando de las brigadas encuadradas en la División Castillejos, incluida la Brigada Aragón I a partir del 1 de enero del año que viene.

El batallón general de unidad de Huesca , formado por un general y un equipo de unos 60 profesionales, dirigirá a entre 6.000 y 8.000 militares de toda España que se desplegarán por todo el mundo. Al cuartel general de la División Castillejos le corresponde el mando orgánico de las brigadas Rey Alfonso XIII de la Legión, Almogávares VI de Paracaidistas y Galicia VII así como el batallón del cuartel general de la división Castillejos.

Instalaciones renovadas

El que se instale en Huesca será el segundo cuartel general de España. El otro está en Burgos. La información recogida en la web del Ejército de Tierra incide en que, una vez en la capital oscense, el personal civil y militar que se traslade a Huesca «podrá disfrutar de unas instalaciones renovadas, puesto que aunque las obras se están llevando a cabo en los cimientos del cuartel Sancho Ramírez, se han realizado inversiones para la rehabilitación y ampliación del mismo».

Según la nota, tanto los lugares de trabajo y las instalaciones de uso común y ocio, como los comedores y zonas deportivas, están casi preparados para albergar al personal que se mudará el año que viene.

Además, se han licitado las obras de construcción de una guardería que permitirá la conciliación de la vida familiar de los efectivos militares y civiles que se desplazarán a Huesca así como las obras de rehabilitación de la Residencia Logística Militar de Plaza, situada en el paseo Ramón y Cajal .

La inversión prevista por el Ministerio de Defensa para acondicionar el recinto del cuartel, casi duplicado con la aportación de los suelos municipales, superará los 15 millones de euros. El último contrato de obras que se ha adjudicado, a Hormigones Fraga, es la renovación del pavimento de la instalación militar, con un coste de 307.773 euros (IVA incluido).

Etiquetas
Comentarios