Despliega el menú
Huesca

huesca

Crean una red de voluntarios para llevar pedidos a domicilio de tiendas de Huesca

La Asociación de Comerciantes y la Asociación Española Contra el Cáncer se han aliado para cubrir la demanda de este servicio, que está creciendo por culpa del confinamiento.

Una voluntaria de la AECC recoge un pedido a domicilio en la tienda de Chez Marzola, de Elena Bernad.
Una voluntaria de la AECC recoge un pedido a domicilio en la tienda de Chez Marzola, de Elena Bernad.
Rafael Gobantes

La Asociación Española Contra el Cáncer y la Asociación de Comerciantes de Huesca se han aliado para impulsar una red de voluntarios que lleven los pedidos a domicilio de tiendas que ahora no disponen de personal para atender la demanda de este servicio, la cual está creciendo por culpa del confinamiento. El objetivo es ayudar a paliar la fuerte caída de ventas presenciales.

"Tenemos un grupo de voluntarios con muchas ganas de echar una mano en estos momentos y como siempre nos hemos sentido muy apoyados por el comercio oscense, pensamos, qué mejor manera de devolverles ese cariño que ayudándoles ahora», explica Sira Izárbez, psicóloga y coordinadora de voluntariado de la AECC.

Así, contactaron con los comerciantes, que agradecieron la iniciativa y lanzaron una campaña para buscar voluntarios para realizar entregas a domicilio de tiendas que no disponen de este servicio o tienen complicaciones para prestarlo. Los interesados deben contactar con el 974 227 283.

La AECC ha ‘reclutado’ ya a una decena de sus voluntarios y la Asociación de Comerciantes, a otra media docena. El único requisito es no ser una persona de riesgo aunque los colaboradores van con protecciones y toman "todas las medidas de seguridad necesarias", recalcan. También deben tener disposición para adaptarse a los horarios de los comercios, que en muchos casos han variado, y en ningún caso manejan dinero ya que el pago lo gestionan directamente los clientes y las tiendas.

La presidenta de los comerciantes oscense, Susana Lacostena, agradece el gesto de la AECC y resalta la ayuda que supone este servicio ante la drástica disminución de la afluencia de clientes. "En algunos casos tenían que ir a llevar sus propios pedidos cuando cerraban la tienda alargando las jornadas o sino, decir que no podían enviarlos a domicilio", afirma.

Uno de los ocho establecimientos que se ha apuntado a la iniciativa es Chez Marzola, una tienda de productos de kilómetro cero ubicada en el Coso. Su propietaria, Elena Bernad, ha decidido seguir abriendo para apoyar a los productores locales, que le sirven el 90% del género, y ha asumido ella misma los repartos (rebajando además el mínimo de compra de 70 a 35 euros para ofrecerlos gratuitamente), que casi superan a las ventas presenciales. Además, ha tenido que a cambiar el horario de apertura dejándose libre la franja de 16.00 a 18.00 para estos servicios "y aún así no me ha tiempo para todo", asegura. Por ello, aplaude la idea de crear esta red de voluntarios. "Habrá pedidos que los siga haciendo yo, pero en otros pueden servirme de gran ayuda para atender a mucha gente que ahora no se atreve a venir a comprar hasta aquí", señala.

"Nos ha pillado de sopetón y sin infraestructura"

También la librería Santos Ochoa agradece la oferta de la Asociación Española Contra el Cáncer. "Tal y como está el sector, con muchos comercios cerrados o con un descenso tremendo de ventas, cualquier ayuda es buena", destaca Fernando Arguis. Esta crisis le ha obligado a poner en marcha un servicio de reparto a domicilio para seguir trabajando "pero, como otros muchos, nos ha pillado de sopetón y sin infraestructura". Él lo ha capeado teniendo que llevar personalmente los pedidos –material de entretenimiento infantil, lectura y puzzles, sobre todo– entre las 20.00 y las 22.30 algunos días. Y es que por ahora el volumen no es tan elevado como para que le salga a cuenta contratar a alguien, "aunque quizá es un modelo de negocio que se quede y entonces lo plantearíamos". Mientras, los voluntarios le permitirán "un desahogo de faena".

Marrosalud se ha sumado igualmente "porque hemos visto que cada vez hay más gente que necesita que le lleves la compra a casa", indica Diego Marro. Hasta ahora, los propios empleados se ocupaban de estos repartos en horario de tarde, "pero esto nos permite ya consolidar un servicio". A su juicio, puede beneficiar a muchos comercios que lo están pasando "muy mal". 

Con todo, Marro, que es miembro de la junta de la asociación, deja claro que esta iniciativa puede ayudar a "salvar" este momento de crisis, pero siendo que estos nuevos hábitos de compra perdurarán, ya están buscando opciones más sostenibles en el tiempo para extender los servicios a domicilio en Huesca.   

Etiquetas
Comentarios