Despliega el menú
Huesca

Huesca

Los coches de Policía dejan de activar sus luces y sirenas a la hora de los aplausos en  Huesca

La decisión, que ha coincidido con el luto oficial, se adopta porque las medidas del encierro para frenar la expansión del coronavirus han comenzado a relajarse.

Tampoco tomarán parte de celebraciones y felicitaciones porque las medidas del confinamiento han comenzado a relajarse.

Hasta el domingo 26 de abril, cuando se permitió a los niños salir una hora de casa, las 20.00 de cada día era la hora más esperada en los hogares de Huesca. Es el momento en el que comienzan los aplausos de apoyo al personal sanitario por su trabajo frente al coronavirus y que desde la primera jornada del confinamiento se mantiene en la capital oscense. Este reconocimiento se ha extendido también a la labor que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Como agradecimiento, desde sus vehículos, la Policía Nacional, Local y Adscrita a la Comunidad Autónoma, Protección Civil, Cruz Roja y ambulancias del 061 han encendido los rotativos y hecho sonar las sirenas cada tarde. Así ha sido hasta este martes 28 de abril. La caravana de luces y sonidos ha cesado.  

La relajación de las medidas recogidas en el estado de alarma que entró en vigor el 14 de marzo, que ha coincidido con el luto de tres días decretado por el Ayuntamiento de Huesca, está detrás de esta decisión. Desde la Comisaría Provincial de Huesca han indicado que el encendido de luces y sirenas de los coches de la Policía Nacional, además de para agradecer los aplausos que recibían al pasar por la calle, ha sido también un intento de "contribuir a subir la moral de los oscenses confinados en sus casas".

Según han dicho, fue algo que surgió de forma espontánea y que ha tenido el efecto de una inyección de energía "mutua". "Pero desde el domingo, a las 20.00 incluso hay niños en la calle y este sentido se ha perdido", han añadido.    

La Policía Local también ha considerado oportuno dejar de recorrer las calles a la hora de los aplausos y ha decidido no continuar participando en agradecimientos ni en celebraciones de cumpleaños. En este cuerpo la medida es obligada por el luto decretado este mismo martes en la capital oscense, donde las banderas ondean a media asta y la enseña de Huesca luce un crespón negro en memoria de los fallecidos y sus familias.   

Por solidaridad, el Servicio de Protección Civil de la Comarca Hoya de Huesca se une "al dolor de todos los españoles que han perdido a un familiar o a alguien querido durante esta pandemia" y no saldrán con los vehículos como en días anteriores.  "Dado que comienza el desconfinamiento, al finalizar los días de luto decretados no se realizarán felicitaciones ni otras muestras de agradecimiento", señalan. No obstante, quieren manifestar su agradecimiento a toda la ciudadanía por "las muestras de afecto y ánimo recibidas durante estos trágicos días".

Etiquetas
Comentarios