Despliega el menú
Huesca

huesca

Segundo camionero fallecido en solo 24 horas en las carreteras aragonesas

Este miércoles ha fallecido un vecino de Navarra al volcar su camión hormigonera en la N-240, cerca de Escó, un núcleo deshabitado de la comarca de la Jacetania, dentro de la provincia de Zaragoza.

El camión ha volcado en la N-240 provocando la muerte del conductor.
El camión ha volcado en la N-240 provocando la muerte del conductor.
Servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Jaca

Un vecino de Navarra ha muerto este miércoles al volcar su camión hormigonera en la N-240, cerca del pueblo deshabitado de Escó, en la comarca de la Jacetania, aunque dentro de la provincia de Zaragoza. Es el segundo camionero que pierde la vida en las carreteras aragonesas en solo 24 horas después del ocurrido el martes en la N-II, a la altura de Pina de Ebro, y también el segundo accidente mortal ocurrido en la Comunidad desde que se decretó el confinamiento por el estado de alarma. 

El suceso ha tenido lugar alrededor de las 9.00 y al aviso han acudido el Servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Jaca, Protección Civil, sanitarios del 061 y Guardia Civil. El accidente se ha producido en una curva cerrada a la derecha y por causas que se desconocen, el camión, cuya cuba iba llena de hormigón, ha volcado lateralmente, quedando prácticamente boca arriba. Cono consecuencia del impacto el conductor ha quedado atrapado en la cabina del vehículo.

Una grúa de las cercanas obras de la autovía A-22 ha levantado parcialmente la cabeza tractora del camión para que el personal del Servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Jaca pudiera rescatar el cuerpo del camionero. Una vez extraído, solo se ha podido certificar su fallecimiento. El camión pesaba unas 30 toneladas con la cuba llena. La intervención se daba por finalizada sobre las 13.30, según han informado fuentes de los servicios de emergencia. 

El martes, otro camionero murió en un siniestro ocurrido en el tramo sin desdoblar de la carretera N-II, dentro del término municipal de Pina de Ebro. Según informaron fuentes de la Guardia Civil y de los Bomberos de la Diputación de Zaragoza, el conductor circulaba en dirección Barcelona cuando, por causas desconocidas, a la altura del kilómetro 361 perdió el control del vehículo, que terminó volcado sobre el lado izquierdo y cruzado totalmente en los dos carriles de la calzada. 

Igual que en el accidentes de este miércoles en Escó, el camionero quedó atrapado dentro de la cabina y su cuerpo tuvo que ser rescatado por los bomberos de la Diputación, que acudieron desde los parques de Caspe y El Burgo con dos camiones, un vehículo de intervención rápida y un coche de mando. También se desplazaron sanitarios del 061 y operarios del servicio de mantenimiento de carreteras.

El martes, probablemente debido a la lluvia generalizada, hubo varios accidentes más con camiones, como uno ocurrido en la AP-2 en Fraga, pero ninguno tuvo consecuencias de gravedad, según fuentes de la Dirección General de Tráfico. 

Según la DGT, desde que el 15 de marzo entró en vigor el estado de alarma, en la red viaria aragonesa no había perdido la vida ni una sola persona. El último accidente mortal en carretera se registró el 9 de marzo. La víctima fue un motorista que perdió el control de su vehículo y se cayó en una curva de la Z-40 a la salida del barrio de Santa Isabel.

Las restricciones de tráfico han ocasionado un acusado descenso lógicamente de los accidentes. Según datos de la Dirección General de Tráfico, hasta el martes –sin contar los dos camioneros fallecidos en Pina de Ebro y Esco– se habían producido ocho accidentes mortales con el resultado de doce muertos, mientras que en el mismo periodo de 2019 se contabilizaron quince siniestros con 18 víctimas.

Aunque el número de percances son casi la mitad, no hay la misma correspondencia con las personas fallecidas. Eso es debido a que el choque frontal que se produjo el 21 de febrero en Caspe entre un tractor y una furgoneta en la que viajaban ocho trabajadores agrícolas y se saldó con tres muertos prácticamente en el acto. Luego morirían otros tres más en el hospital, convirtiendo esta colisión en la más grave de los últimos 15 años en Aragón, aunque estos no están contabilizados en las estadísticas de la DGT de fallecidos en las 24 horas siguientes al accidente.

Etiquetas
Comentarios