Despliega el menú
Huesca

El parón de las empresas de turismo activo deja en el aire 1.000 empleos y 12 millones de ingresos

Las de aguas bravas y barrancos han perdido las reservas de los viajes de estudio de esta época y también las vacaciones de Semana Santa. El sector se suma a la campaña 'No canceles, aplaza'.

La empresa UR de Aguas Bravas de Murillo de Gállego, en Huesca, ha grabado un vídeo en el que con humor muestra las ganas de empezar la temporada y se apunta a la campaña 'No canceles, aplaza'.

Hace un año, en vísperas de Semana Santa, el parquin de Murillo de Gállego estaba repleto, con más de una docena de autobuses de escolares que disfrutaban de su viaje de estudios en el paraíso de las aguas bravas. Estos días presenta un aspecto desolador, totalmente vacío, mientras que las barcas de las empresas de turismo activo siguen en dique seco, no han salido del almacén.

No solo los hoteles se están viendo afectados por el parón de la emergencia sanitaria. El sector del turismo activo no ha tenido ni tiempo de arrancar este año. En él trabajan (sin contar los vinculados al esquí) más de 1.000 personas de media anual (el doble en verano), con 315 contratos de todo el año y la mayoría temporales, un volumen de clientes estimado en 187.000 y 12 millones de euros de volumen de negocio directo, que en gasto repercutido asciende a 45 millones.

El estado de alarma ha coincidido con las fechas marcadas en el calendario para el arranque de la campaña de barrancos y rafting, que representa más del 50% de ese negocio. Las empresas están totalmente inactivas en una de las épocas de mayor contratación del año, la Semana Santa, y los días previos, con los viajes de estudio. En Murillo de Gállego y Campo, las embarcaciones llevan ya muchos días varadas, mientras en el Prepirineo el parón de barranquismo se nota "muchísimo", en palabras de Álex Castro, de la empresa Guías de Guara.

El recurso a los ERTE no resuelve completamente la situación, ya que la mayoría de los contratos se suscribían en estas fechas y no se realizarán. En Ur, una compañía de Murillo, el expediente afecta a seis trabajadores pero justo el día 30 se habría dado de alta a nueve fijos discontinuos más, y cuatro guías con contratos temporales.

Los decretos del Gobierno de España no han tenido en cuenta las peculiaridades del sector, afirman fuentes de la Asociación Aragonesa de Empresas de Turismo Deportivo, pues hay autónomos que aún no se habían dado de alta y empresas que no habían iniciado los contratos y por lo tanto no pueden hacer un expediente temporal. «No hay medidas para estos trabajadores ni para los autónomos que se abrían dado de alta en abril», señalan, pensando en la Semana Santa. Ahora están pendientes de las ayudas que saque el Gobierno de Aragón. Ya se han puesto en comunicación con la Dirección General de Turismo para que se cuente con este sector.

Reservas aplazadas a 2021

Las empresas tendrán que devolver parte del adelanto de las reservas. En Ur, una de las más grandes de Murillo, se habría facturado casi 200.000 euros entre marzo y abril y lo adelantado por los de los clientes habrá que retornarlo, lo cual obliga a buscar líneas de crédito. Solo se salvará una parte, ya que en algún caso se ha conseguido aplazar la reservas, incluso al 2021, pues muchos colegios repiten año tras año. Y estas empresas afrontan gastos fijos, como los seguros, que pueden alcanzar los 20.000 euros.

Temen que pasado el estado de alarma, la situación económica no permita a la gente gastar en sus vacaciones. Además, la campaña escolar se da prácticamente por perdida, pues cuando se retome el curso, no quedará opción para los viajes de estudio. "Se están produciendo cancelaciones en junio y julio", comenta una empresa del sector.

No obstante, el guía de barrancos Álex Castro, se muestra esperanzado, en medio del clima general de pesimismo. "Confío en que en junio la gente tenga ganas de salir y este es uno de los mejores años por la abundancia de agua y la belleza de los paisajes de montaña", dice esperanzado.

Las empresas de este sector también se han sumado a la campaña ‘No canceles, aplaza’, diseñado por una agencia de márquetin y lanzada a través de las asociaciones sectoriales, en la que los empresarios turísticos piden el apoyo de los clientes para superar esta crisis. La empresa de aguas bravas Ur lo ha querido hacer con humor y para ello ha grabado un vídeo en el que sus trabajadores y las familias siguen remando y animan a los clientes a volver al río.

Etiquetas
Comentarios