Despliega el menú
Huesca

huesca

Los hoteles del Pirineo perderán más de 150.000 pernoctaciones durante el mes con estado de alarma

Las asociaciones turísticas se olvidan de la temporada de primavera y piensan ya en el verano tras la esperada prórroga del estado de alarma hasta la Semana Santa.

Los hoteles, como este de Jaca, llevan más de una semana cerrados ya.
Los hoteles, como este de Jaca, llevan más de una semana cerrados ya.
Laura Zamboraín

La esperada prórroga del estado de alarma hasta Semana Santa ha terminado por confirmar los peores temores del sector hotelero del Pirineo, que en este mes sin actividad dejará de recibir 60.000 viajeros y facturar más de 150.000 pernoctaciones, según la media de los últimos años en esta misma época. Además, los empresarios dan por perdida la temporada de primavera y ya solo piensan en empezar el verano "lo mejor posible".

Luis Terrén, presidente de la Asociación Turística Valle del Aragón, admitió este lunes que "la Semana Santa la dábamos ya por perdida antes de la prolongación del estado de alarma". Además, cree que aunque se levantara el 12 de abril, "de ahí a que la gente vuelva a hacer actividades turísticas tardará tiempo porque habrá muchas cosas que habrá que reactivar antes que el turismo".

Por ello, su previsión es que en mayo se pueda recuperar la normalidad y en junio acudan los primeros turistas. "Esto siendo optimistas, porque a peor todo puede ir", añadió. Advirtió, asimismo, que la crisis sanitaria repercute también en la economía ya que hay muchos afectados por ERTE y autónomos abocados a cerrar sus negocios. "Mucha gente irá ajustada para destinar dinero al ocio, por eso hay algo de miedo de cara al verano, pero hay que ser optimistas", concluyó.

La ampliación de la cuarentena tampoco ha cogido por sorpresa a los empresarios del valle de Benasque. El presidente de la asociación, José María Ciria, reconoció que eran conscientes de que ya era muy difícil poder abrir con un mínimo de normalidad en Semana Santa. No obstante, tras el anuncio oficial del Gobierno "podemos dar por cerrada esta temporada", dijo. "Hay reservas hechas para esos días, formalizadas antes de que se desatara la crisis, pero se les llamará a todos porque doy por hecho que no se van a abrir los hoteles".

El presidente de la Atevb aseguró que es habitual en el valle que muchos establecimientos cierren por vacaciones tras la Semana Santa y que habida cuenta de que el punto culminante de la temporada de primavera está arruinado, se puede dar toda por perdida "porque por muy deprisa que vayan las cosas, solo con las cuarentenas nos metemos ya en mitad de abril y va a ser imposible relanzar toda la actividad".

"Hay que empezar a pensar en el mes de junio y en procurar ofrecer entonces las mejores condiciones a nuestros visitantes. No hay que darle más vueltas, debemos cumplir todo lo que las autoridades nos demanden y esperar que en cuanto se cumpla la segunda cuarentena la situación se haya normalizado lo suficiente como para iniciar los preparativos del verano", concluyó.

"Salvar dignamente el verano"

Similar es la opinión de Paz Agraz, presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, para quien todos los esfuerzos tienen que estar ahora en "intentar salvar dignamente la temporada veraniega". Lamenta dar al trasto con unas previsiones de una primavera "muy buena", pero coincide con sus homólogos en que el sector está muy concienciado de que "lo primero es solucionar la crisis sanitaria y luego ya habrá tiempo de recuperarse económicamente". Los negocios ya están cancelando todas las reservas de mayo e incluso de principios de junio.  

Etiquetas
Comentarios