Despliega el menú
Huesca

Sigue el goteo de muertes en las residencias del Alto Gállego y la de Huesca está desbordada

El centro de mayores de Sabiñánigo ha registrado este miércoles tres fallecimientos y hay otros 39 positivos.

Traslado de enfermos de Biescas a la residencia para contagiados de Yéqueda.
Traslado de enfermos de Biescas a la residencia para contagiados de Yéqueda.
Rafael Gobantes

Solo las residencias de la comarca del Alto Gállego, uno de los puntos críticos de la epidemia en la provincia de Huesca, han sumado este miércoles cuatro fallecidos por coronavirus. En la del Sabiñánigo se han contabilizado tres muertos y hay 39 positivos en total. Además se han pedido más test a 6 residentes y 4 trabajadores y están pendiente de otros.

También la de Biescas, La Conchada, sumó una víctima mortal este miércoles. Desde el centro se trasladó a tres mayores al hospital San Jorge de Huesca y a cuatro a la residencia para contagiados de Yéqueda. Ha sido un nuevo golpe para los vecinos de la localidad pirenaica, que también han recibido la noticia de la muerte de otra persona que estaba hospitalizada. El pueblo se encuentra de luto oficial, pues ya contabiliza seis defunciones por coronavirus.

Personal sanitario entrando este miércoles en la residencia de Los Olivos, en Huesca.
Personal sanitario entrando este miércoles en la residencia de Los Olivos, en Huesca.
Rafael Gobantes

Otro de los lugares críticos es la residencia de Los Olivos, en la ciudad de Huesca. Este centro privado intervenido por las autoridades sanitarias para afrontar un contagio considerado masivo, se encuentra "desbordado", sobre todo por la falta de personal debida a las bajas de parte de la plantilla, hasta el punto de que el martes se quedaron solo con dos trabajadoras para atender a 30 ancianos.

El presidente de la junta de personal del sector sanitario de Huesca, Ramón Boria, ha pedido a las dos administraciones implicadas, el Instituto Aragonés de Servicios Sociales y el Servicio Provincial de Salud y Consumo, que tomen cartas en el asunto y adopten medidas. "Si el propietario de la residencia está desbordado, alguien tiene que atender a los 31 pacientes que quedan".

Médicos y enfermeras se desplazan a diario desde el centro de salud de Santo Grial para atenderlos, "pero los sanitarios ni les podemos dar de comer ni les podemos limpiar, tiene que venir alguien y adoptar medidas", añade Boria, considerando que se pueden tomar decisiones extraordinarias en el estado de alarma. "Lo que no se puede es tener a estas personas en esta situación". Critica que el IASS ha llevado "cuatro batas, cuatro cajas de guantes y poca cosa más. La solución no es esa, la solución es intervenir la residencia y que sea el IASS o Sanidad la que adopte medidas", manifiesta, lamentando la "inacción" de las administraciones públicas.

Por su parte, la consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales ha confirmado "la incorporación de cinco trabajadores, y se esperan más", ya que el objetivo no es solo cubrir a los empleados de baja por estar en cuarentena u otras circunstancias sino reforzar la plantilla, dada la grave situación de este centro.

Nuevos traslados a Yéqueda

Hubo una visita técnica de responsables del IASS, añadieron fuentes del departamento, que reconocen las dificultades de nuevas contrataciones por la elevada demanda de profesionales del sector y las bajas que se van acumulando. Los cinco cuidadores incorporados pertenecen a la bolsa de la Cruz Blanca.

Algunos de estos residentes han sido trasladado a La Abubilla, el centro de Yéqueda para ancianos contagiados, donde este miércoles seguían recibiendo enfermos, entre otros lugares de Biescas. No se han completado las 47 plazas porque se requiere más personal, que llega "con cuentagotas".

Etiquetas
Comentarios