Despliega el menú
Huesca

Medio Ambiente

Censadas seis parejas de búho chico con  nido en el cerro de San Jorge de Huesca

El Gobierno de Aragón hizo un informe que remitió al Ayuntamiento sobre la necesidad de paralizar las obras de ampliación de El Alcoraz en esa zona. 

Un ejemplar de búho chico camuflado entre las ramas de un pino en el cerro San Jorge.
Un ejemplar de búho chico camuflado entre las ramas de un pino en el cerro San Jorge.
Grupo Ornitológico Oscense

El Grupo Ornitológico Oscense, junto con numerosos voluntarios ha llevado a cabo este lunes un censo de individuos de búho chico (Asio otus) en el cerro de San Jorge, en Huesca.   Las altas temperaturas y el buen tiempo de las últimas semanas conllevan que el ciclo natural se esté adelantando este año y, por ello, muchas de las aves están ya preparando sus nidos.  En concreto, en el cerro hay seis parejas que están preparando su nido, incluso alguna ya está incubando. 

El búho chico es un ave rapaz incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, que incorpora las que están amenazadas o en peligro de extinción. De su presencia en el pinar del cerro de San Jorge se tiene constancia desde hace más de 20 años. Para proteger a estas aves en su periodo de invernación y encubación, desde el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón se remitió al Ayuntamiento de Huesca un informe sobre la necesidad de paralizar las obras de ampliación del estadio de fútbol El Alcoraz que lleva a cabo la SD Huesca. De momento, también está paralizada la tala alrededor de 40 pinos necesaria para construir los nuevos palcos.  

Más de 70 personas han participado en el censo cuyo objetivo era conocer más detalladamente la cantidad de estas aves que inician ya su periodo reproductor en el cerro de San Jorge. El espacio se ha dividido en 6 sectores, en cada uno de los cuales había un responsable del Grupo Ornitológico Oscense. Durante 20 minutos y de forma simultánea  se contaron los cantos de machos y hembras de cada sector, dando como resultado la confirmación de 6 parejas, "que son bastantes más de las que se esperaban", indican desde esta agrupación.

La asociación indica que uno de los grandes problemas en la conservación de esta especie es su desconocimiento. "Por ello, antes de cualquier actuación que pueda alterar su hábitat es conveniente realizar un estudio detallado y durante al menos un ciclo vital completo", apuntan los ornitólogos. "Los búhos chico "son muy sensibles a la alteración de su entorno, según otros estudios realizados en España y son muy selectivos a la hora de escoger su ambiente siempre en árboles con suficiente protección, densidad y una fácil salida en caso de emergencia", añaden. 

Los voluntarios participantes en el censo pudieron conocer algo más sobre la alimentación, costumbres y entorno de esta especie, "así como escuchar sus cantos y disfrutar de su vuelo, elegante y sigiloso". Más de 20 niños disfrutaron de la observación del búho chico, que vive en entornos urbanos y que precisa de protección y cuidado.

Etiquetas
Comentarios