Despliega el menú
Huesca

Huesca

Defensa calibra la capacidad de varias avenidas para decidir por dónde pasará el desfile

Los responsables de la organización ya han visitado la ciudad y analizan las medidas y trazados con mejores condiciones para la parada del 30 de mayo.

Avenida Juan XXIII, una de las opciones que se barajan para el desfile del 30 de mayo.
Avenida Juan XXIII, una de las opciones que se barajan para el desfile del 30 de mayo.
Rafael Gobantes

La preparación del desfile que se celebrará en Huesca el 30 de mayo como acto central del Día de las Fuerzas Armadas y que estará presidido por los Reyes de España ya ha comenzado. Personal del Ejército, la Casa Real y la Moncloa han visitado la capital oscense para conocer sobre el terreno el espacio en el que se va desarrollar la parada militar, con 2.500 participantes. Lo primero ha sido determinar las características de las avenidas con anchura y longitud suficiente para el paso de las formaciones y, sobre todo, de los vehículos. Además de la avenida Martínez de Velasco se ha calibrado la capacidad de la de Juan XXIII, Danzantes y Monegros. Los representantes de Defensa estudian ahora la mejor opción.

El Ministerio que dirige Margarita Robles confirmó el día 6 de este mes de febrero la celebración del Día de las Fuerzas Armadas en Huesca como «reconocimiento a la ciudad y a su ciudadanía por la inmejorable acogida que están prestando al plan de traslado del Cuartel General de la División Castillejos al acuartelamiento Sancho Ramírez».

El alcalde, el socialista Luis Felipe, conocía esta designación desde semanas anteriores. De forma discreta, se bloquearon las plazas hoteleras disponibles en Huesca para esa fecha. Asimismo, se habló con un club deportivo de la ciudad que había organizado una competición en ese fin de semana para plantearle la necesidad de alojamiento y la conveniencia de modificar los días del torneo.

Además de los hoteles, sobre todo para el personal de organización y montaje, se cuenta con las habitaciones que se están terminando de hacer en el cuartel Sancho Ramírez y con las de la Residencia Militar, lo que sumaría unas 25 plazas. No obstante, las tropas se alojarán en su mayor parte en las instalaciones de Defensa en Zaragoza.

La celebración de este acontecimiento ocupará otros espacios, como el Palacio de Congresos, donde podría tener lugar el brindis de llegada que preside el Rey Felipe VI. A finales de mayo estaba prevista en el auditorio Carlos Saura la entrega de diplomas a los graduados en la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte de Huesca. Igualmente, se habló con la Universidad para solicitar el cambio de día de dicho acto, ya que por razones de seguridad, el edificio debe estar vacío dos días antes para su inspección por parte de los Tedax.

La avenida que finalmente se elija para el desfile del 30 de mayo también quedará cerrada a la circulación dos días antes. Será necesario, además de para su reconocimiento, para llevar a cabo los ensayos y la colocación de la tribuna y el vallado.

El personal encargado de la organización de desfile estuvo la semana pasada en Huesca, donde se celebró una reunión a la que asistió el alcalde y responsables de los servicios municipales que estarán implicados en su desarrollo. Entre otras cuestiones, se visitaron las calles con mejores condiciones para la parada militar. Se comprobó que el paso de los carros de combate, con un peso de casi 30 toneladas por unidad, no causara problemas y se midieron la anchura y la longitud de las vías más amplias.

Anchura y mobiliario urbano

En principio, el ancho mínimo de la calzada tiene que ser de 12 metros (para que los carros desfilen en paralelo) y la longitud, no inferior a 1,5 kilómetros. También es necesario que el trazado de la avenida sea en línea recta, ya que la variación de las formaciones (a pie, a caballo o motorizadas) presenta dificultades.

Una vez elegido el trayecto de desfile, se marcarán los elementos urbanos que hay que suprimir para ese día, tales como aparcabicis, arcos de sujeción de los contenedores o farolas, entre otros. Además, la vía debe quedar expedita, por lo que, si es el caso, habría que quitar las bandas colocadas para reducir la velocidad y eliminar las isletas que supongan un obstáculo para el paso de los militares.

También sobre el terreno, se vieron cuáles son los tramos viarios que hay que dejar libres para garantizar la movilidad de vehículos de urgencias y emergencias, tales como los accesos al hospital San Jorge, en la avenida Martínez de Velasco. 

Etiquetas
Comentarios