Despliega el menú
Huesca

Huesca

Aragón lidera desde Walqa un proyecto clave para la descarbonización en Europa

El proyecto HIGGS estudiará durante 36 meses en Huesca las posibilidades de inyectar hidrógeno en las redes de gas natural como vía para reducir las emisiones de CO2 en sectores difíciles de electrificación. 

Fotografía de familia de las empresas participantes en la primera reunión del proyecto HIGGS en Walqa
Fotografía de familia de las empresas participantes en la primera reunión del proyecto HIGGS en Walqa
Heraldo.es

Representantes de empresas españolas, alemanas y belgas se han reunido este jueves en la sede de la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, en el Parque Tecnológico Walqa, en Huesca, para iniciar el proyecto HIGGS, una iniciativa europea que analizará cómo se comportan las redes de transporte de gas natural cuando se inyecta hidrógeno a alta presión en ellas. Se trata de saber si estas tuberías resisten la mezcla para poder combinar ambas fuentes de energía y reducir así la emisión a la atmósfera de CO2 (dióxido de carbono), lo que ahora se denomina  descarbonizar . Este encuentro ha contado con el vicepresidente del Gobierno de Aragón y consejero de Industria, Arturo Aliaga.

El proyecto HIGGS (Hydrogen In Gas GridS: a systematic validation approach at various admixture levels into high pressure grids) cuenta con una dotación de dos millones de euros y tiene un plazo de ejecución de tres años. El director gerente de la Fundación del Hidrógeno, Fernando Palacín, ha explicado que se trata de comprobar cómo se comportan las redes actuales de gas natural ante la inyección de dicho elemento químico, "que es un gas combustible pero diferente al natural y que tiene el potencial de descarbonizar ese gas que corre por las tuberías".

En esta iniciativa, además dela Fundación del Hidrógeno,  también participan Redexis (España), DVGW (Asociación alemana de gas y agua), Tecnalia (España), HSR (Universidad de Ciencias Aplicadas de Rapperswil, Alemania) y ERIG (Instituto de Investigación Europeo para el gas y la innovación energética, con sede en Bélgica).

Palacín ha señalado que la clave está en que el hidrógeno que se produce a partir de energías renovable permite disponer de "un combustible limpio en su producción que al mezclarse con el gas natural reduciría las emisiones de CO2 a la atmósfera desde las calderas domésticas". "Vamos a estudiar si los materiales, las juntas, las válvulas, los equipos receptores ... requieren de un diseño adicional o se puede utilizar la infraestructura existente", ha añadido

El proyecto se ha puesto en marcha este mismo jueves. En la sede de la Fundación en Walqa se creará un banco de ensayos donde reproducir las condiciones de transporte y distribución de gas natural en esas tuberías para ir inyectando hidrógeno. "Quitaremos  una parte de ese gas natural y a casa llegará una mezcla del gas de siempre con hidrógeno, libre de emisiones", ha insistido Palacín. Según ha dicho, en Europa ya se ha llevado a cabo alguna experiencia similar, pero en España no se ha hecho todavía. "Será un proyecto muy importante porque el sector del gas natural también está ávido por encontrar soluciones que puedan descarbonizar su producto", ha señalado.

Arturo Aliaga ha destacado Aliaga la capacidad de Aragón, desde Walqa y la Fundación del Hidrógeno, para "liderar proyectos europeos que son determinantes para descarbonizar la economía". El consejero ha apuntado que, si se van a cerrar las centrales de carbón y la energía nuclear se va a reducir, hay dos vías para producir energías limpias: potenciar las  energías renovables y respaldar el sistema eléctrico del gas natural. "Las nuevas tendencias hablan de inyectar en las redes de gas natural hidrógeno obtenido a partir de renovables para sustituir carbonos de metano con lo que se descarboniza la red y se emite menos CO2 a la atmósfera", ha apostillado. 

 

Etiquetas
Comentarios