Despliega el menú
Huesca

huesca

La Fiscalía ve indicios de delito en la decisión del Ayuntamiento de Huesca de tirar un edificio del siglo XIX en ruina

El representante del Ministerio Público de Madrid, donde la Asociación de Vecinos del Casco Viejo denunció la situación, traslada a la fiscal de Huesca el caso para que lo investigue y valore posibles medidas cautelares.

Imagen del edificio ubicado en el entorno de la plaza de San Pedro, que está declarado en ruina.
Imagen del edificio ubicado en el entorno de la plaza de San Pedro, que está declarado en ruina.
Rafael Gobantes

El fiscal de la Sala de Medio Ambiente y Urbanismo de la Fiscalía General del Estado con sede en Madrid, ve indicios de un presunto delito contra el patrimonio histórico en la decisión del Ayuntamiento de Huesca de derribar un edificio ubicado en el número 1 de la plaza de San Pedro que data del siglo XIX y que se encuentra en estado de ruina. La Asociación de Vecinos del Casco Viejo llevó el caso a la Justicia para solicitar la preservación máxima del edificio. 

La asociación, apoyada por la Federación de Barrios Osca XXI, Colectivo Ciudadano y Apudepa (Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) remitió a la Fiscalía General del Estado un informe del edificio amenazado de derribo, presentando la legislación vigente que lo protege (Decreto estatal, Ley de Patrimonio Cultural Aragonés,Convenio para la Salvaguarda del Patrimonio Arquitectónico de Europa, Convenio Marco del Consejo de Europa sobre el Valor del Patrimonio Cultural para la Sociedad, Convenio del Paisaje, etc.), así como el interés histórico y urbanístico del mismo.

En su oficio, el fiscal Antonio Colmenarejo Frutos concluye que tras analizar la documentación aportada "puede haberse cometido un delito contra el patrimonio histórico a la vista del presunto incumplimiento del deber de conservación y mantenimiento legalmente establecido al tratarse de un edificio que, entre otras protecciones delas que goza, se encuentra efectivamente dentro del Entorno de Protección de la iglesia de San Pedro el Viejo, la cual está declarada Bien de Interés Cultural”.

Por ello, acuerda remitir el caso a la fiscal delegada de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de Huesca al ser territorialmente competente para incoar diligencias ya que considera "imprescindible" una investigación completa de los hechos, así como para valorar si es necesario tomar medidas cautelares.

La ONG Arquitectura Sin Fronteras ha sido la última entidad en mostrar su apoyo a la solicitud de preservación del inmueble y se ha ofrecido incluso a elaborar un informe acerca de su estado actual, que contemple diversas alternativas a su demolición. Además, se pone a disposición de las partes implicadas para buscar una solución técnica que permita la preservación de edificio "y contribuir así al desarrollo de un entorno histórico e identitario", señala. 

El edificio se construyó a finales del siglo XIX y es propiedad de la inmobiliaria Masari, que ha hecho caso omiso a los requerimientos municipales para consolidar su estructura. Ante ello, los responsables municipales han optado por llevar a cabo el derribo de forma subsidiaria. 

El inmueble tiene un grado de protección 4 en el Plan de Ordenación Urbana de (PGOU). Según el Ayuntamiento de Huesca, la Comisión Provincial de Patrimonio dio el visto bueno al expediente de ruina prescribiendo "la conservación o reposición de los valores ambientales del inmueble para futuras actuaciones de rehabilitación, reparación o reconstrucción del mismo". Además, resaltaba que "entre los elementos a recuperar debe conservarse íntegramente la valla de cerramiento que separa el espacio libre de la plaza de San Pedro". El proyecto de derribo también debe pasar por la comisión.

Etiquetas
Comentarios