Despliega el menú
Huesca

Patrimonio 

Los vecinos del casco viejo de Huesca no quieren un barrio lleno de solares

La Asociación Osce Biella ha presentado al Ayuntamiento y la Comisión Provincial de Patrimonio hasta 18 razones por las cuales se debe preservar al máximo el edificio de la plaza de San Pedro que se va a demoler-

El edificio de la plaza de San Pedro que se va a demoler es del siglo XVIII
El edificio de la plaza de San Pedro que se va a demoler es del siglo XVIII
Rafael Gobantes

La Asociación Osce Biella ha presentado en el Ayuntamiento de Huesca y en la Comisión Provincial de Patrimonio 18 razones para solicitar la preservación máxima del edificio que se proyecta demoler en la plaza de San Pedro por su estado de ruina. El colectivo vecinal quiere transmitir al área municipal de Urbanismo “la necesidad de políticas conservacionistas” que impidan convertir el barrio (declarado conjunto histórico artístico desde 1971) “en una zona arrasada por los derribos, el abandono y la pérdida, según indica Rosa Abadía, portavoz del colectivo.

Los argumentos registrados por Osce Biella comienzan con las tres declaraciones de protección que tiene el inmueble y su entorno de la legislación española. Le siguen otros dos amparados en convenios del Consejo de Europa ratificados por España. El resto, según Abadía, están apoyados por Declaraciones del Consejo de Ministros de Europa, conferencias internacionales, Manifiestos Nacionales y Cartas del Restauro.

El edificio en cuestión data del siglo XVIII y es propiedad de la inmobiliaria Masari que ha hecho caso omiso a los requerimientos municipales para consolidar su estructura. Ante ello, los responsables municipales han optado por llevar a cabo el derribo de forma subsidiaria.

 El Ayuntamiento ha licitado la redacción del proyecto de demolición. Se trata de intervenir antes de que ocurra lo mismo que en el inmueble que hasta 2013 se hallaba junto a este y que también pertenecía a Masari. El proceso fue idéntico. La propiedad desoyó las órdenes de intervención y a principios de julio de ese año se derrumbó el tejado. Ante el riesgo de que la estructura no siguiera en pie, el Ayuntamiento realizó el derribo, también de manera subsidiaria. Seis años después el solar sigue libre. 

La Asociación Osce Biella insiste en que los vecinos no quieren tener un barrio derribado, lleno de solares y entornos degradados como si hubiese sufrido un bombardeo. Destacan que un barrio digno es aquel “en el que se respeta la normativa europea, estatal, autonómica y local en materia de protección de sus bienes patrimoniales”.

Entre las leyes que protegen este edificio, resaltan por su importancia el decreto estatal donde se declara Conjunto Histórico Artístico todo el casco antiguo de la ciudad, la ley de Patrimonio Cultural Aragonés por ser entorno protegido del conjunto románico de San Pedro el Viejo y el Plan Especial de Mejora Urbana y Rehabilitación Integral del Centro Histórico de Huesca.

Etiquetas
Comentarios