Despliega el menú
Huesca

Proyectan en Fiscal una de las tirolinas más rápidas del mundo

La instalación, capaz de alcanzar los 160 km/h, se quiere activar en Semana Santa.

Fotografía tomada desde el lugar donde estará la zona de salida de la tirolina.
Fotografía tomada desde el lugar donde estará la zona de salida de la tirolina.
Jorge Rabal

Aragón va camino de convertirse en un paraíso para los amantes de la adrenalina que produce lanzarse al vacío con una tirolina. El último proyecto se impulsa en Fiscal, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, donde se quiere montar una de las instalaciones más rápidas del mundo, capaz de alcanzar una velocidad de descenso de 160 kilómetros por hora en sus dos kilómetros de longitud.

La localidad altoaragonesa de Hoz de Jaca fue pionera hace tres años con una tirolina de 950 metros que salva un desnivel de otros 120 sobre el embalse de Búbal y que ahora ultima otra que pretende ser la más larga del mundo, con una longitud aproximada de tres kilómetros. Recientemente también se ha puesto en marcha en la localidad turolense de Fuentespalda otra que presume de ser la más larga de Europa con dos kilómetros y la más grande adaptada a personas con movilidad reducida del mundo. Esta llega a una velocidad de 100 a 120 km/h.

Jorge Rabal es el impulsor de esta nueva tirolina de Fiscal, aunque reconoce que la primera ubicación que estudió hace ya varios años fue Broto. De hecho, estuvo buscando terrenos que se adaptaran a sus necesidades: una línea de dos kilómetros con una pendiente de entre el 15 y el 20% y que tuviera zonas de salida y de llegada accesibles. "Llegué a proponer hasta cinco trazados diferentes, pero no cuajó ninguno. Sin embargo, lo planteé en el Ayuntamiento de Fiscal y allí sí que se comprometieron a apoyarme", agradece.

El proyecto, que está ahora en fase de estudio medioambiental por parte del Inaga, prevé instalar una tirolina con un 20% de pendiente, que partiría de 1.200 metros de altura y llegaría a los 800 tras un recorrido de dos kilómetros que permitirá llegar a los 160 km por hora en posición sentado o tumbado. "Va a ser de las más impresionantes del mundo, sobre todo porque pasas de ir a 100 metros de altura del suelo a estar casi a ras y el efecto de descolgarte y de sentir que casi vas a impactar contra el suelo, porque cuando llegues abajo del todo el cable ya se pondrán horizontal, va a ser muy impactante", promete.

Asegura que el récord mundial de velocidad de descenso lo ostenta una tirolina de Roma con 172 km, y Rabal aspira a superar esa marca en un momento puntual.

Este empresario local destaca que aparte de la propia atracción que supondrá la tirolina, complementará la experiencia de los visitantes con una subida en todoterreno hasta la zona de salida atravesando una pista con una pronunciada pendiente que irá, además, por en medio de un bosque. "Al llegar, verán toda la sierra de Ordesa, desde Monte Perdido hasta el Taillón, la ribera del Ara, Bujaruelo o pueblos como Sarvisé, Torla, Buesa o Jánovas. Y allí haremos una explicación sobre el río, los asentamientos, los cambios de vida en el Pirineo...". La zona de salida estará junto al depósito de Fiscal, a donde se accederá desde la carretera de Bergua.

Rabal confía en que en otoño se apruebe el estudio de impacto ambiental ya que no está ubicada en ninguna Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) y a partir de entonces empezar con las obras necesarias para poder inaugurarla la próxima Semana Santa. Su idea es que esté abierta al menos ocho meses al año con diferentes rangos de precios en función al tipo de cliente y época de uso, aunque oscilarán entre los 25 y los 35 euros. Además, hará ofertas especiales a campamentos o grupos.

Este empresario espera tener trabajando hasta diez personas en los momentos de mayor afluencia turística en la zona. Según sus cálculos, se necesitan 8.500 usuarios al año para rentabilizar la tirolina y estima que puede llegar a los 12.000 fácilmente.

 

Etiquetas
Comentarios