Despliega el menú
Huesca

La pena para el hombre que golpeó y tiró al suelo al fallecido en San Lorenzo podría ir de uno a cuatro años de prisión

La agresión durante las fiestas de Huesca se convierte en un homicidio al morir la víctima en el hospital.

Los hechos ocurrieron muy cerca de la zona de control peatonal vigilado con cámaras
Los hechos ocurrieron muy cerca de la zona de control peatonal vigilado con cámaras
M. J. V.

La agresión ocurrida el pasado día 13 de agosto en la zona de bares de Huesca durante las fiestas tuvo este sábado un fatal desenlace. Francho C. N. E., de 39 años, que se encontraba en estado crítico desde ese día a consecuencia de un golpe violento que lo tiró al suelo y le causó un traumatismo craneoencefálico, falleció en la UCI del Hospital Clínico de Zaragoza a primera hora de la mañana.

El triste desenlace ha teñido de luto las fiestas del 2019, y el Ayuntamiento de Huesca y numerosos colectivos expresaron su pesar a los allegados de la víctima y mostraron su condena por estos hechos violentos. El fallecido, que trabajaba en el sector de la hostelería, era hijo de una conocida y apreciada familia de la capital oscense.

El agresor, de 28 años, también vecino de Huesca, detenido por la Policía el viernes bajo la acusación de lesiones, se enfrenta además ahora a un cargo de homicidio, que sería castigado con una pena de entre uno y cuatro años de cárcel si en el juicio se aprecia que el fallecimiento de la víctima fue consecuencia de una imprudencia grave.

Pero es pronto para determinar cómo se calificarán los hechos, ya que el juez instructor tendrá que intentar aclarar antes cuál era la intención del agresor al golpear a la víctima y si este llegó a representarse el fatal resultado.

Porque, de entenderlo así, la Fiscalía y la acusación particular -que previsiblemente ejercerá la familia del fallecido- podrían apreciar dolo y pedir que se castigue al agresor por un delito de lesiones -por el golpe inicial- en concurso con otro delito de homicidio por imprudencia grave -por la lesión cerebral que sufrió la víctima al golpearse la cabeza contra el suelo-.

La Policía Nacional ha dado por concluida su investigación. Asegura que en las diligencias entregadas al juez determina quién fue el autor y cómo se produjeron los hechos. El agresor no quiso declarar en comisaría pero sí lo hicieron varios testigos, y además se han aportado otras pruebas.

Cámaras de seguridad

El suceso ocurrió a las 6.00 en la calle de San Lorenzo, a la altura del número 40, en la zona de bares. Allí hay alguna cámara de seguridad dirigida hacia las puertas de los establecimientos de ocio y también un sistema de videovigilancia del Ayuntamiento, ya que está el control de acceso a la zona peatonal.

De acuerdo con la versión facilitada por la Policía, víctima y agresor se encontraban en un grupo y sin mediar discusión aquella recibió un fuerte golpe, "súbito y sorpresivo", que provocó su caída. El impacto, debido a un puñetazo o a un empujón, lo tiró al suelo y se dio con la cabeza contra el asfalto, lo que le causó un traumatismo craneoencefálico.

El agresor se entregó tres días después en la comisaría, cuando, según la Policía, ya se estrechaba el cerco sobre él. El juez decretó su ingreso en la prisión de Zuera.

Este caso recuerda a otro ocurrido en el año 2008, a la salida de un bar de la calle de Contamina de Zaragoza. Un jurado condenó a cinco años de prisión al autor del puñetazo que acabó con la vida de un joven, por un concurso de delitos de lesiones y homicidio imprudente. El veredicto dijo que el agresor no tenía intención de matar. El Supremo rebajó la pena posteriormente a cuatro años.

Etiquetas
Comentarios